Mohamed VI pretende hacer olvidar su derrota en la ONU con su acercamiento a la UA

0
416

Mohamed Salem Uld SalekEl ministro de Asuntos Exteriores saharaui, Mohamed Salem Uld Salek, ha subrayado que la intención declarada por el rey de Marruecos, Mohamed VI, de unirse a la Unión Africana no es más que una maniobra para hacer olvidar el reciente «fracaso» del reino alauí en su enfrentamiento con la ONU por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO).

«Al tratar de convencer a su opinión pública de que puede formar parte de la Unión Africana y excluir a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el rey Mohamed VI en realidad busca hacer olvidar el fracaso total de su decisión de expulsar al componente civil y político de la MINURSO», ha afirmado Uld Salek en rueda de prensa desde la embajada de la RASD en Argel, recogida por el diario argelino ‘El Watan’.

Para Uld Salek, ha subrayado además que el planteamiento del Gobierno marroquí se basa en una «mentira» porque sostiene que Rabat tiene apoyo para excluir a la RASD de la UA. Precisamente el reconocimiento de la RASD y del Frente Polisario como legítimos representantes del pueblo saharaui por parte de la entonces Organización para la Unidad Africana.

«Sólo cuatro países, incluidos Senegal, Gabón y Costa de Marfil, se han alineado con Marruecos. No es ninguna sorpresa», ha señalado Uld Salek. Así, los miembros de la UA han expresado su disposición a aceptar a Marruecos «con la condición de que se siente junto a la RASD y respete las resoluciones y principios fundamentales de la UA incluida la inviolabilidad de las fronteras heredadas de la colonización y el rechazo a la colonización», ha apuntado el diplomático saharaui.

Por todo ello, considera «absurdo» que Marruecos quiera imponer su criterio a la UA y su intención es ganar tiempo tras las derrotas diplomáticas como el rechazo al plan de autonomía para el Sáhara, el cuestionamiento del acuerdo agrícola con la UE o su enfrentamiento con la MINURSO. «Ante todas estas derrotas, Marruecos es presa del pánico», ha indicado.

Además, ha recordado que el padre de Mohamed VI, Hasán II, ya intentó en la cumbre africana de Uagadugú de 1998 el ingreso en la organización y la expulsión o suspensión de la RASD, pero no lo consiguió. «La historia se repite para Marruecos; el fracaso también», ha apostillado.