Ministro defiende aplicación de polémica ley migratoria sudafricana

0
430

malusi-gigabaEl ministro del Interior de Sudáfrica, Malusi Gigaba, reiteró su defensa de las nuevas y polémicas leyes migratorias nacionales, y recalcó que su departamento las apoyaría en cualquier instancia legal.

La institución dirigida por Gigaba perdió un caso judicial en el Tribunal Superior de Ciudad del Cabo a tenor de un pleito presentado contra un acápite de las normativas referido a personas que buscan reunirse con sus cónyuges en este país.

El Ministro reafirmó que su departamento apelaría el fallo que la corte en la sureña provincia de Western Cape emitió a finales de junio último.

Las nuevas legislaciones en materia de inmigración ratificadas por el gobierno tras las elecciones generales de mayo han sido criticadas por abogados, consultores jurídicos, empresas y grupos comunitarios que representan a extranjeros.

De acuerdo con numerosos observadores, las leyes han dado lugar a cambios que causan dificultades administrativas entre misiones diplomáticas, compañías foráneas y departamentos gubernamentales.

La semana precedente, varios foros de abogados remitieron una carta al gobierno con la exhortación a rectificar las normas migratorias porque -según alegan- tienen bifurcaciones en procedimientos que dificultan múltiples aplicaciones para visados.

El nuevo reglamento estipula que las solicitudes deben hacerse invariablemente por los demandantes en persona, y el vocablo visado reemplaza en todas las circunstancias a la palabra permiso, a excepción del permiso de residencia permanente.

Los extranjeros que quieran cambiar el estado de su visa ya no podrán hacerlo dentro del territorio de Sudáfrica, sino que tendrán que viajar y presentarse en misiones sudafricanas en el exterior.

Además con la nueva ley, todos los niños deben poseer su propio pasaporte, y una persona con visa de visitante o de tratamiento médico no puede cambiar su estado.

Un extranjero con una visa de negocios debe probar que el 60 por ciento del número total de sus empleados son ciudadanos sudafricanos. Los llamados permisos de trabajo por cuotas, de tránsito transfronterizo y de habilidades excepcionales quedaron derogados desde el 26 de mayo último.

Las regulaciones sobre visas dirigidas a ciudadanos visitantes en Sudáfrica son plenamente constitucionales y fueron aprobadas por la Asamblea Nacional y el Consejo General de las Provincias, recordó una comunicación del Ministerio del Interior.