Minicumbre trata crisis política en República Democrática del Congo

0
432
Una minicumbre entre los presidentes de República Democrática del Congo, Joseph Kabila; del Congo, Denis Sassou N»Guesso; y de Angola, Joao Lourenzo, tratará la crisis política en este país.

El encuentro será esta vez en Kinshasa para que los tres mandatarios analicen la situación creada dentro de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos, de la cual son miembros los tres.

De acuerdo con fuentes diplomáticas, el principal punto de la reunión será la posposición de las elecciones generales del 31 de diciembre de 2017 para el 23 de diciembre de este año, un hecho que desagrada a la oposición, aunque cada vez más dividida.

La crisis en esta nación afloró después que en septiembre de 2016 Kabila anunciara el aplazamiento de los comicios por falta de fondos.

Su mandato concluyó en diciembre de ese año sin que se escogiera su sucesor, lo que provocó focos de violencia en varias partes del país.

La posición del jefe de Estado de respetar la nueva convocatoria ya fue expresada a N’Guesso y Lourenzo en diciembre pasado en Brazzaville.

Sin embargo, en enero de este año y tras su primera conferencia de prensa en un lustro, Kabila dejó dudas sobre su compromiso al expresar que las elecciones estaban costando más que el desarrollo.

Algún día habrá que tomar una decisión valiente al respecto, añadió sin dar muchas luces y alimentando las voces que denuncian su intención de reformar la constitución para presentarse a una tercera investidura.

El anuncio de la cita se produjo la semana pasada en Luanda, en ocasión de la visita del representante especial del secretario general de Naciones Unidas para África Central, Franzois Lounceny Fall.

Entonces Fall explicó que la ONU sigue apoyando el acuerdo de la San Silvestre, mediante el cual gobierno y oposición decidieron convocar a elecciones, mantener a Kabila en el poder hasta tener un sucesor (lo único cumplido) y crear un gabinete de reconstrucción nacional.

La falta de una hoja de ruta puso inmediatamente en punto muerto el pacto, conseguido casi en la medianoche del 31 de diciembre de 2016 con la mediación de la Iglesia católica.