Milicia de general desertor libio anuncia ofensiva en Bengasi

0
306

général Khalifa HaftarLa milicia armada dirigida por el general desertor libio Khalifa Haftar anunció otra ofensiva contra los grupos islamistas en la ciudad de Bengasi, donde choques el fin de semana dejaron 80 muertos.

El militar, cuyos lazos con Estados Unidos, donde estuvo exiliado varios años son notorios, ratificó en rueda de prensa que sus fuerzas están reagrupándose para emprender una ofensiva.

Haftar fue acusado por el primer ministro Abdallah al Thini de escenificar un golpe de Estado, al igual que en febrero pasado cuando demandó formar un Consejo Presidencial y sustituir al Congreso General Nacional (CGN), que ejerce de facto los poderes Legislativo y Ejecutivo cuyo mandato caducó.

La acción en Bengasi no está autorizada por el Gobierno y es un intento de golpe de Estado, dijo al Thini, quien se abstuvo de explicar la participación de la Fuerzas Aérea en los bombardeos contra las posiciones de milicias islamistas en Bengasi.

Testigos en esa ciudad oriental dijeron que fuerzas del frágil Ejército Nacional se sumaron a las filas de Haftar, quien desertó de Libia en los años 80 del pasado siglo, se refugió en Estados Unidos y reapareció durante la asonada contra el Gobierno liderado por Muamar Gadafi en 2011.

Anoche, una estación radial de la milicia Ansar Al Sharia (Guardianes de la ley islámica, en árabe) fue objeto de una explosión de origen desconocido que interrumpió las transmisiones, pero no causó víctimas.

Las instalaciones de Ansar Al Sharia y de la Brigada del 17 de Febrero, predominantes en Bengasi, fueron blanco de ataques el fin de semana pasada por el autodenominado Ejército Nacional Libio, el grupo comandado por Haftar, quien califica a sus rivales de plaga islamista.

Los grupos islamistas, en cuyas filas militan extranjeros a sueldo, sirvieron el pretexto para la agresión militar de la OTAN que derrocó en 2011 al Gobierno liderado por Muamar Gadafi y desde entonces han devenido el poder real en este país donde imponen su ley por la fuerza de las armas.