Miles de patriotas alemanes marchan contra Merkel y la inmigración

0
339

AlemaniaMarchando bajo un mensaje unificado, que Merkel debe irse, – Merkel Muss Weg – varios millares de manifestantes patriotas marcharon bajo este lema por el centro de Berlín.

Proveniente de una coalición de grupos que incluyen “Pro Alemania” y “Nosotros Por Berlín”, la policía dijo que el evento fue «pacífico y en gran parte sin problemas por parte de los patriotas», a pesar de numerosos intentos de los contramanifestantes de extremaizquierda para romper las líneas policiales.

A partir de las tres, el grupo escuchó discursos fuera de la estación central de trenes de Berlín antes de marchar en una ruta que les llevó más allá de la Cancillería – oficina de Angela Merkel.

Los manifestantes portaban pancartas incluyendo mensajes tales como «¡Libertad!», «Merkel Must Go», «Rapefugees not wellcome», y «No al Islam en suelo alemán».

A pesar de que la protesta patriota era mucho más grande, un pequeño número de contra-manifestantes de la izquierda radical intentaron entorpecer en todo momento la marcha. Apoyados por el gobierno de la ciudad de Berlín y marchando por una ruta organizada por la iglesia protestante nacional y bautizada como «un paseo por la apertura y la tolerancia» unos pocos ultraizquiedistas terminaron la jornada celebrando una “rave party contra el nazismo”

Botellas e incluso una jarra de cerveza fueron lanzada contra la policía por los contra-manifestantes, obligando a la policía a desplegar gases lacrimógenos contra los izquierdistas y para detener a algunos manifestantes.

Aunque los autoproclamados de izquierda anti-fascistas decían representar a la mayoría silenciosa de los alemanes, nuevas encuestas de opinión sugieren que el público se está alejando de la rígida posición de la canciller Merkel sobre la migración masiva.

Esta semana la mayoría de los alemanes han dicho que no creen que el Islam debe ser una «parte de Alemania». En la encuesta realizada por una empresa nacional de votación para un periódico alemán, el 61 por ciento de los encuestados dijo que estaban en contra de reconocer el Islam como algo que era esencialmente alemán.

Sólo el 22 por ciento de acuerdo en que era, o debería ser. En octubre, la investigación encontró cuatro quintas partes de los alemanes cree que el país debe recuperar el control de las fronteras, una política contra la cual se establece firmemente la canciller Merkel.