Mercado Único de Transporte Aéreo, otro sueño de unidad africana

0
306
Por Lemay Padrón Oliveros
El tan esperado Mercado Único Africano de Transporte Aéreo (SAATM, siglas en inglés) se lanzó por fin en el ámbito de la XXX cumbre de la Unión Africana (UA), en un nuevo desafío integracionista para las naciones del continente.

Con la presencia de Jefes de Estado de la UA, el SAATM tuvo su lanzamiento oficial en Addis Abeba, Etiopía, y pretende marcar el comienzo de un nuevo amanecer para la industria aeronáutica de África, según indican expertos.

La iniciativa, que forma parte de la amplia Agenda 2063, intenta liberalizar por completo los mercados del transporte aéreo en toda la región.

Para avanzar en el continente hacia la aplicación concreta de ese acuerdo, Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en 2015 adoptó la Declaración sobre el establecimiento del SAATM.

En ese momento, 11 Estados africanos abogaron por la Declaración y se constituyeron como un Grupo de trabajo ministerial con la responsabilidad de seguir el progreso de la implementación, proporcionar orientación y encabezar la campaña de promoción para instar a más países a unirse.

Como resultado de esas gestiones, los firmantes se duplicaron, y hoy incluyen a Benin, Botswana, Burkina Faso, Cabo Verde, República del Congo, Costa de Marfil, Egipto, Etiopía, Gabón, Ghana, Kenya, Liberia, Mali, Mozambique, Nigeria, Ruanda, Sierra Leona, Sudáfrica, Swazilandia, Togo y Zimbabwe.

No obstante, en mayo de 2017 solo tres países habían informado sobre las medidas inmediatas adoptadas y, por lo tanto, el lanzamiento del Mercado se pospuso hasta enero de 2018, mientras que otros 30 se mantienen al margen.

Sin embargo, el tamaño actual del SAATM es comparable al de la zona de libre comercio tripartita Mercado Común para África Oriental y Meridional (Comesa)-Comunidad del África Oriental (CAO)-Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC).

Esta zona comprende 26 países, una población de 527 millones de personas, un Producto Interno Bruto de 624 mil millones y un ingreso per cápita de mil 184 dólares.

DESAFÍOS DEL PROYECTO

Los principales desafíos del proyecto están en mejorar la infraestructura e instalaciones aeroportuarias y de navegación aérea, la seguridad y protección de ciudadanos y naves, así como lograr profesionales de la aviación especializados en todos los niveles.

En la actualidad, muchos países africanos tienen más acuerdos bilaterales a cielo abierto con socios fuera del continente que con empresas del área, lo cual enfatiza la necesidad de llevar a vías de hecho el SAATM.

Sus impulsores recuerdan que el transporte aéreo es indispensable para el turismo, y la mejora de la conectividad en el sector puede ayudar a aumentar la productividad al fomentar la inversión y la innovación, con lo cual mejoran las operaciones comerciales y la eficiencia.

Igualmente, la liberalización del mercado del transporte aéreo dará lugar a un aumento de estos servicios y la competencia de las rutas, lo que resultará en tarifas más bajas.

Hoy en día, para viajar de Ruanda a Argelia se tiene que pasar por Turquía con vistas a llegar al destino final, mientras que un viaje a Marruecos desde Kigali pasa inevitablemente por Medio Oriente.

Literalmente, no hay vuelos directos que conecten estos países africanos, con viajeros que pasan largas horas o incluso días en tránsito, sin olvidar que se trata también de vuelos comerciales costosos.

A pesar del escenario, algunos expertos aseguran que todavía no hay voluntad política a nivel continental para impulsar la liberación del transporte aéreo.

Debido al aumento de las políticas proteccionistas, las aerolíneas están siendo expulsadas o bloqueadas en algunos mercados, señaló al diario ruandés The new times Patrick Nkulikiyimfura, un experto de la industria aeronáutica.

Nkulikiyimfura recordó que, irónicamente, los operadores fuera del continente, como Etihad o Emirates de Oriente Medio, tienen fácil acceso al mercado de la aviación continental, con gran impacto en las aerolíneas africanas.

El informe de desempeño económico semestral de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, inglés) publicado en diciembre pasado, indicó que varias aerolíneas africanas probablemente cerrarán este año con una pérdida neta de 100 millones de dólares.

Esta asociación, que está compuesta por 275 aerolíneas, también indicó que, si bien el número de pasajeros entre los transportistas africanos está creciendo, el fracaso continuo para atraer a más viajeros seguirá erosionando sus ingresos.

La IATA proyecta pérdidas para las aerolíneas africanas en 2018 debido a los lentos crecimientos de las economías, junto con una infraestructura deficiente, altos impuestos y prácticas proteccionistas por parte de algunos gobiernos.

No obstante, la política de cielos abiertos entre los países del continente podría cambiar el juego para la industria, ya que facilitará la entrada al mercado, impulsará la demanda y aumentará el tráfico.

África tiene el potencial de crecer en aviación, sin embargo, las aerolíneas también necesitan crear más alianzas con quienes realizan transporte aéreo nacional para garantizar conexiones sin problemas con las ciudades secundarias, declaró a The new times otro analista, Alex Macheras.

Actualmente, ese renglón del transporte respalda 6,8 millones de empleos y contribuye con 72,5 mil millones de dólares en el PIB de África, y en los próximos 20 años, se espera que la demanda de pasajeros se expanda en un promedio de 5,7 por ciento anual.

Las oportunidades se pierden simplemente porque las conexiones de vuelos convenientes no están disponibles. Si bien no podemos deshacer el pasado, no debemos perdernos un futuro brillante, agregó Macheras.

Se trata, en fin, de un sueño largamente abrazado por muchos africanos; ojalá desaparezcan al fin los viajes tortuosos a lo largo del continente.