Mehleb, un tecnócrata de confianza de Al Sisi al frente de nuevo del Gobierno

0
367
Gobierno egipcio
javascript:;

El primer ministro egipcio, el ingeniero Ibrahim Mehleb, que ocupa por segunda vez el puesto, es un tecnócrata curtido en una de las mayores constructoras de Oriente Medio y en los pasillos del poder del régimen de Hosni Mubarak.

Mehleb, con fama de trabajador y dinámico, se ha ganado la confianza del nuevo presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, quien le pidió el pasado día 9 formar el gabinete, que hoy tomó posesión.

Nacido en 1949, este ingeniero estuvo desde marzo pasado al frente del Ejecutivo, que renunció al asumir Al Sisi la Presidencia, mientras que en los meses anteriores había ocupado el puesto de ministro de Vivienda.

Su principal objetivo ahora es abordar la crisis económica. Mehleb aboga por el cese de las huelgas laborales y la reestructuración del sistema de subsidios.

Otra de sus prioridades es garantizar el cumplimiento del último paso de la hoja de ruta trazada por los militares tras la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi, que es la celebración de elecciones parlamentarias.

Mehleb tiene una amplia experiencia gestora. Durante once años (2001-2012) dirigió la compañía estatal egipcia Arab Contractors, una de las más importantes y antiguas de Oriente Medio y África.

 Con su puesto de presidente del consejo directivo de esta constructora, entró en los círculos del régimen y llegó a ser miembro de la Comisión Política del Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak, disuelto tras la revolución de 2011.

La oficina política del PND estaba encabezada por el hijo de Mubarak, Gamal, con el que Mehleb mantenía estrechos lazos, según el grupo «Emsak fulul» (Atrapa a los remanentes del antiguo régimen).

Su afiliación al régimen de Mubarak, que le nombró senador en 2010, convirtió a Mehleb en una figura controvertida para algunos, entre acusaciones sobre su presunta implicación en casos de corrupción.

Sin embargo, ha pesado más su fama de trabajador y su lealtad a Al Sisi. Mehleb respaldaba al actual mandatario cuando este era todavía jefe del Ejército y no había anunciado oficialmente su candidatura a las presidenciales.

El ahora primer ministro acudió, por ejemplo, a la celebración en la cairota plaza Tahrir del tercer aniversario de la revolución de 2011, el pasado 25 de enero, que se convirtió en un homenaje popular a Al Sisi.

Ambos coincidieron en el gobierno de Hazem el Beblaui, así como en el primer gabinete encabezado por el propio Mehleb, en el que Al Sisi mantuvo durante un tiempo la cartera de Defensa.

Sus defensores le presentan además como un hombre humilde y trabajador, y en los meses pasados. Mehleb ha mantenido una agenda intensa, visitado casi a diario distintas zonas del país, fábricas y proyectos.

Licenciado en 1972 en ingeniería civil en la Universidad de El Cairo, es descrito por sus cercanos, según publicó en marzo pasado el diario estatal Al Ahram, como «el ministro de los pobres».

Suele decir que está para servir a la gente, algo que reiteró tras recibir por primera vez el encargo de formar gobierno: «Voy a ser un servidor fiel de este pueblo y voy a poner todos mis esfuerzos en cumplir sus aspiraciones».

De hecho, tenía la costumbre de llegar a pie y sin escolta al Ministerio de Vivienda y solía frecuentar las conocidas mezquitas cairotas de Al Azhar, Al Husein y Sayeda Zeinab.

Una imagen de hombre corriente pero también firme, al que no le temblará la mano en su reto de restablecer la seguridad en el país, donde continúa la persecución contra los Hermanos Musulmanes y los grupos extremistas con bases en la península del Sinaí.