Más de dos mil 700 sudafricanas asisten a congreso de mujeres del ANC

0
305

Women day jpgMás de dos mil 700 delegadas de las nueve provincias sudafricanas participarán desde hasta el sábado en la Conferencia de la Liga de Mujeres del Congreso Nacional Africano (ANCWL).

Según un adelanto del programa, la reunión sesionará en plenario a partir de mañana aquí en la provincia de Gauteng, bajo el lema Hacia la transformación radical de los derechos socioeconómicos de la mujer.

La Conferencia es la actividad más importante de las que se celebrarán durante este Mes de la Mujer en Sudáfrica en homenaje a la histórica marcha de más de 20 mil féminas, protagonizada frente al Ejecutivo en Union Buildings, el 9 de agosto de 1956.

Al hablar sobre el comienzo del referido mes, la veterana activista antiapartheid Sophie de Bruyn alabó los cambios y las oportunidades que se abren actualmente en el país para este sector poblacional.

Bruyn, una de las organizadoras de aquella marcha hace 59 años, dijo en entrevista con la cadena SABC que las féminas de la década de los 50 del pasado siglo sentaron las bases del presente.

La activista expresó su satisfacción por haber hecho una contribución al enaltecimiento de las de su género y abogó por seguir juntas construyendo una nación unida.

La efeméride fue el referente, además, para que cada año se festeje el Día Nacional de la Mujer el 9 de agosto.

En esta ocasión el presidente Jacob Zuma dará a conocer el informe sobre la condición de la mujer sudafricana en un acto previsto para el domingo en la provincia de Free State (a unos 415 kilómetros de Pretoria).

Distintos observadores aseguran que las mujeres están logrando un protagonismo cada vez mayor en el escenario de la vida nacional, gracias a las reformas radicales impulsadas por el gobernante partido del ANC en la década de 1990.

Las sudafricanas -que representan el 51,46 por ciento de los habitantes del país-, han tomado su legítimo lugar en el Parlamento, el gobierno, el sector privado y la sociedad civil.

Sin embargo, aún se enfrentan importantes retos, pues son vulnerables a riesgos sociales como violencia, abuso, violación, desempleo y pobreza.