Más de 420 personas son enterradas de forma sospechosa en RDC

0
259

RDCEl grupo de defensa de los Derechos Humanos Human Rights Wactch (HRW) y un diputado de la oposición congoleña han pedido este lunes al Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) que investigue el hallazgo de una fosa común con al menos 421 cuerpos que podrían ser de manifestantes.

El Gobierno reveló el viernes que las autoridades locales habían enterrado los cadáveres la noche del 19 de marzo en la zona rural de Maluku. Entre los cuerpos había cadáveres de fetos y bebés muertos al nacer, además de cuerpos sin reclamar por nadie. Además justificó que los enterramientos se produjeron de manera individual y no en masa.

Sin embargo, HRW sospecha que estos cuerpos puedan pertenecer a personas que participaron en las protestas contra el Gobierno en enero o a una serie de redadas contra delincuentes en Kinshasa.

Al menos 40 personas murieron en las protestas contra los planes del actual Gobierno de llevar a cabo un nuevo censo electoral antes de las elecciones previstas para 2016, una iniciativa que la oposición cree encaminada a perpetuar al presidente Joseph Kabila en el poder.

“Son necesarias más investigaciones para determinar si los cuerpos de los que murieron en enero están entre los enterrados en Maluku”, ha explicado la representante de HRW en RDC, Ida Sawyer.

Un parlamentario del partido opositor Compromiso para la Ciudadanía y el Desarrollo (ECIDE por sus siglas en inglés), Martin Fayulu, ha pedido que se realice una exhumación y posterior autopsia de los cuerpos. “¿Por qué los han enterrado durante la noche? Tiene que existir una investigación. No se trata de una cuestión sencilla”, ha denunciado Fayulu.

El suceso de Maluku se conoció debido a que hace algo más de dos semanas los residentes de la localidad informaron de un fuerte olor y de la existencia de huellas de neumáticos cerca del cementerio.

“Las mujeres que trabajan en el campo notaron un olor muy desagradable y descubrieron la pierna de un cuerpo”, ha detallado el director de la organización con sede en Kinshasa Voz para los Sin Voz, Dolly Idefo.

El ministro de Justicia congoleño, Alexis Thambwe, anunció el viernes que el Gobierno está dispuesto a exhumar todos los cadáveres para que a nadie le quepa “la menor duda” de las circunstancias de las muertes. Sin embargo, un portavoz del Gobierno, Lambert Mende, ha anunciado este lunes que no habrá ninguna exhumación, alegando que ni las ONG ni los funcionarios tienen ningún derecho de hacer esta clase de peticiones.