Más de 4.700 deportaciones de inmigrantes en avión frustradas en 4 años

0
140

Air EuropaEntre enero de 2010 y diciembre de 2014 las autoridades españolas tuvieron que anular 4.701 expulsiones de inmigrantes en avión que habían sido previstas por razones como una falta de documentación o suponer una amenaza para la seguridad del vuelo, extremo este que decide el piloto de la aeronave.

Lo explica el Gobierno en una respuesta parlamentaria por escrito al Grupo Amaiur, que se interesaba por diversas cuestiones relacionadas tanto con los vuelos de deportación que cada año fleta el Ministerio del Interior como con los que organiza con la Agencia Europea de Control de la Frontera Exterior (FRONTEX) o los comerciales en los que embarca a extranjeros que van a ser deportados.

En su escrito, el Ejecutivo explica que desde el año 2010 y hasta diciembre de 2014, ha expulsado a un total de 26.491 personas, aunque no concreta los destinos ni el tipo de operaciones. Sí especifica que en ese periodo de tiempo, 4.701 expulsiones fueron anuladas por “varias causas”, entre las que cita “poner en peligro la seguridad del vuelo, negativa de realizar tránsitos, falta de documentación etcétera”.

Precisamente, el pasado 16 de febrero se dio una de estas “causas” cuando un piloto de Air Maroc se negó a embarcar a un hombre de Guinea Bisáu y a los dos policías que le escoltaban para deportarle aduciendo que en su nave no subían personas esposadas, como adelantó Europa Press. Consultados por aquel incidente, expertos explicaron que es el comandante de la nave quien tiene la última palabra en estos casos, aunque se trabaje coordinadamente con las fuerzas de seguridad.

Sobre el balance de expulsiones, la cifra total proporcionada por el Ejecutivo en esta respuesta revela que la mayor parte de las deportaciones que ejecuta España en avión tienen destinos nacionales, ya que del total de 26.491 personas embarcados a sus países de origen, 9.410 lo hicieron en vuelos internacionales, fueran fletados en solitario por el Ministerio del Interior o en colaboración con FRONTEX.

Esta circunstancia ya fue documentada por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura que encarna el Defensor del Pueblo en su informe de 2014, del que se desprendía que el mayor número de vuelos organizados en 2013 era para deportar a Marruecos vía Ceuta: 89 aviones con 1.807 personas a bordo. A Melilla fueron en el mismo periodo 26 vuelos con 210 expulsados.

Otro asunto sobre el que informa el Ejecutivo al Grupo Amaiur tiene que ver con la práctica de sedaciones a los migrantes deportados en estos vuelos para recordar que el Protocolo de Actuación de Repatriaciones Aéreas y Marítimas de la Dirección General de Policía prohibe “el uso de sedantes para facilitar la expulsión, salvo prescripción facultativa, cuando fuera necesario por razones de seguridad en vuelo”.