Más de 300 manifestantes continúan detenidos en RDC en mitad de un clima de inestabilidad política

0
342

KinshasaMás de 300 manifestantes, entre los que se incluyen líderes opositores, siguen detenidos tras las movilizaciones sociales el pasado mes en República Democrática del Congo (RDC) en protesta por los planes gubernamentales de llevar a cabo un nuevo censo electoral antes de los comicios previstos para 2016, lo que podría retrasar la cita.

El Gobierno de coalición del presidente congoleño, Joseph Kabila, se ha visto debilitado por una serie de deserciones, en particular en Katanga, su provincia natal. «Kabila es políticamente débil y cada vez se encuentra más solo (…) es un como un peligroso animal herido», ha declarado un antiguo director del foro social la Iniciativa Sociedad Abierta, Pascal Kambale.

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha expresado su alarma por la ola de detenciones tras las protestas y ha denunciado las condiciones en las que se encuentran algunos detenidos. Entre ellos se encuentran líderes políticos cercanos al gobernador de Katanga, Moise Katumbi, antiguo aliado de Kabila, a quien ha retirado recientemente su apoyo.

Katumbi mostró su oposición a un tercer mandato de Kabila, tras lo cual el gobernador fue depuesto como líder provincial del partido. Aliados de Katumbi, como Jean-Claude Muyambo, dirigente de un partido escisión de la coalición de Kabila, ha sido detenido acusado de una serie de cargos que van desde delitos inmobiliarios a malversación de fondos. Por su parte, el Gobierno defiende que las detenciones no están motivadas por asuntos políticos.

Así, la oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha denunciado que al menos 11 encarcelados, entre los que se encuentran líderes activistas como Christopher Ngoyi, se mantienen incomunicados. La familia de Ngoyi asegura que no sabe nada de él desde su detención el pasado 21 de enero.

El portavoz gubernamental Lambert Mende, en declaraciones a una radio local, ha confirmado que el activista se encuentra bajo custodia policial, al tiempo que ha asegurado que la familia de Ngoyi conoce su paradero y él está a la espera de una audiencia judicial para enfrentarse a los cargos de saqueo e incitación al odio racial.

Las protestas sociales dejaron más de 40 fallecidos y pese a la marcha atrás en los planes de realizar un nuevo censo electoral, existen serias dudas de las intenciones de Kabila de celebrar los comicios. Por mandato constitucional, Kabila no podría presentarse a un tercer mandato presidencial, tras ser elegido en 2006 y 2011.