Más de 300 muertos por un desprendimiento de terreno cerca de Freetown

0
811
Aunque se sabía que el número de víctimas era alto, está capital está conmovida por el saldo de 315 muertos por el deslave de hoy que provocaron los aguaceros bíblicos en esta capital.

De acuerdo con testimonios, el deslizamiento de tierras sorprendió en medio del sueño a muchas personas, que ya sufrían las consecuencias de calles inundadas por la violencia de los aguaceros.

Las estadísticas oficiales dan cuenta que por lo menos dos mil personas quedaron sin techo por la masa de lodo y desperdicios que sepultó parte del distrito de Regent y las inundaciones que anegan tres comunidades en el de Lumley, en la zona conocida como gran Freetown.

Aunque aterrador, el conteo de víctimas debe considerarse provisorio, dada la cantidad de muertos, muchos de ellos menores, ocasionadas por el desastre, que tiene abarrotadas las morgues de los hospitales.

En 2015 inundaciones similares causaron una decena de muertes, pero la catástrofe de hoy supera todos los antecedentes, incluso para este país, donde la temporada de lluvias se extiende seis meses.

La delegación de la ONU en esta capital reconoció la magnitud del desastre y emitió una declaración en la cual asegura que ‘prepara una respuesta’, con toda probabilidad auxilio humanitario para los sobrevivientes.

Sierra Leona, localizada en el oeste de Africa, es uno de los países más pobres del continente, a pesar de sus minas de diamantes, utilizados durante décadas por jefezuelos de grupos armados para costear la guerra civil que asoló el país entre 1991 y 2001, y costó la vida a 50 mil personas.

Para colmo de desgracias entre 2014 y 2016 fue uno de los países más azotados por el virus de Ebola que contagió a más de 14 mil sierraleoneses de los cuales murieron tres mil 956.