Marruecos pide respuesta a las «provocaciones» del Polisario en El Guergarat

0
661

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha pedido al secretario general de la ONU, António Guterres, una intervención para que ponga fin a las «provocaciones» del Frente Polisario en la región del El Guergarat que «amenazan seriamente el alto el fuego» firmado por ambas partes del conflicto del Sáhara Occidental en 1991.

Así, Mohamed VI ha denunciado en conversación telefónica con Guterres la «grave situación en la región de El Guergarat» debido a las «incursiones repetidas de elementos armados» del Polisiario y a «actos de provocación», según el teletipo publicado por la agencia de noticias oficial marroquí, MAP.

Para Mohamed VI, la situación en El Guergarat es «inadmisible», ya que «amenaza gravemente el alto el fuego» y porque pone en peligro la estabilidad regional».

Así, recuerda que las autoridades marroquíes han informado ya en varias ocasiones de estos incidentes a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) y pide la aplicación de «medidas urgentes y necesarias».

El contencioso se gestó en agosto de 2016, cuando Marruecos inició unas obras de remodelación y asfaltado de una carretera en territorio formalmente bajo control del Polisario. Tanto Marruecos como los saharauis enviaron fuerzas a la zona y la ONU tuvo que intervenir para evitar una escalada.

El Guergarat se encuentra bajo control de Marruecos y es el principal puesto fronterizo con Mauritania. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como ‘tierra de nadie’, mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio y que así lo recoge el acuerdo de alto el fuego de 1991.

ANTIGUA COLONIA ESPAÑOLA

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara Español a estos dos países.

Tras una breve guerra, el movimiento independentista Frente Polisario expulsó a Mauritania y firmó la paz y el reconocimiento mutuo con sus milicias a las puertas de Nuakchot, pero Marruecos consolidó su control sobre el territorio y miles de saharauis huyeron de la salvaje represión.

En 1991 se firmó un alto el fuego entre ambas partes, que se comprometían a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación –Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes– ha impedido la consulta. Ahora 140.000 refugiados saharauis viven en los campamentos de Tinduf, Argelia.