Margallo defiende la posibilidad de un embargo de crudo para Libia

0
474

MargalloEl ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, defendió  la posibilidad de que la Unión Europea (UE) establezca un embargo de petróleo respecto a Libia, en el caso de que las fuerzas enfrentadas en ese país no logren una solución negociada al conflicto.

«Si no se llega a un diálogo y a una solución política, habría un embargo del petróleo», de forma que «ninguna potencia o compañía occidental estaría autorizada a comprar petróleo libio», dijo García-Margallo una rueda de prensa en Bruselas, tras participar en un Consejo de Ministros de Exteriores de la UE.

El jefe de la diplomacia española señaló que la UE «apoyaría un alto el fuego de la ONU con supervisión aérea» en Libia.

Además, añadió, «estaría dispuesta a controlar la situación en una primera fase, hasta que pudiésemos ser sustituidos los europeos por fuerzas de la ONU».

Precisó que esa vigilancia aérea de un futuro alto el fuego la realizarían los europeos con drones (aviones no tripulados) y «no con fuerzas sobre el terreno».

Según García-Margallo, en la región «parece haber muy buena disposición de los países con influencia en la zona», como Egipto, Catar, Emiratos Árabes Unidos o Turquía.

El ministro español indicó que en los próximos días viajará a Egipto, donde podrá abordar la crisis libia.

García-Margallo opinó que «no parece probable» la formación de un Gobierno de unidad en Libia en los próximos días y alertó de que incluso «la situación puede ir a peor».

Explicó que el Ejecutivo de Trípoli «no parece tener demasiado interés en entablar una negociación que supondría su salida del Gobierno».

El sábado se produjo, además, un ataque en los alrededores de los puertos libios por parte de fuerzas progubernamentales que intentaban detener el avance de milicias islamistas, mientras se han cerrado los campos de crudo bruto que los abastecen.

García-Margallo aseguró que el representante especial del secretario general de la ONU para Libia, Bernardino León, ha informado a los ministros de que «en las próximas puede haber una reunión» entre las dos principales partes enfrentadas, el Gobierno de Trípoli y el paralelo de Tobruk.

«Esperemos que eso dé un buen resultado, sería un buen primer paso de un diálogo más amplio» entre parlamentarios, alcaldes, clérigos y representantes de la sociedad civil, un formato de conversación que está previsto, pero que no se ha llegado a producir.

En Madrid, agregó, «seguimos dispuestos» a acoger la reunión prevista con las partes implicadas y países de la comunidad internacional «si fructifica» la hoja de ruta y los contactos propuestos por León.

Desde la caída del régimen de Muamar al Gadafi en 2011, Libia vive una situación política caótica.

En el país hay dos gobiernos y dos parlamentos, en Trípoli y Tobruk, que compiten por el poder.

La crisis se ha agravado desde que el 6 de noviembre el Tribunal Supremo de Libia invalidara el Parlamento de Tobruk, elegido en los comicios del 25 de julio y que estaba reconocido por la comunidad internacional.