Manifestación en Rabat por libertad para periodista procesado por terrorismo

0
590

PROTESTA CONTRA LA DETENCIÓN DE UN PERIODISTA MARROQUÍAlgo más de 200 personas se manifestaron hoy en el centro de Rabat para pedir la liberación del periodista Ali Anuzla, procesado por «apología del terrorismo» por haber publicado en su página web un vídeo de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Los manifestantes, entre los que abundaban conocidas caras de defensores de los derechos humanos en Marruecos, corearon consignas como «Es un periodista, no es un terrorista», «Ali, no estás solo», «¿Dónde queda la verdad y los derechos?» o «El Majzen (aparato del Estado) es el terrorista».

Sin embargo, no hubo presencia de personalidades de los partidos marroquíes ni de los periódicos o las cadenas de radio y televisión más seguidos.

En ambos casos, casi todos ellos han guardado silencio, cuando no han justificado el procesamiento de Anuzla.

Hasta el momento, el juez de instrucción no ha fijado fecha para el juicio de Anuzla, que fue perseguido por el Procurador del Rey (fiscal) por haberse hecho eco en su página web lakome.com de un vídeo de AQMI dedicado a Marruecos en el que se ofrecía un vínculo para su visionado.

El equipo de abogados que defiende a Anuzla considera que es «un juicio político», dijo ayer la letrada Naíma Kellaf en alusión a la línea editorial de lakome.com, uno de los sitios más críticos con las instituciones en Marruecos (incluida la monarquía) y que se ha atrevido a traspasar las llamadas «líneas rojas» o temas tabúes.

Organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos como Amnistía InternacionalHuman Rights Watch o Reporteros Sin Fronteras consideran que Anuzla es un preso de conciencia y que el juicio es un atropello a la libertad de expresión en Marruecos, pero el Gobierno ha replicado que la difusión de un vídeo de AQMI es una «incitación directa» al terrorismo.

El influyente periodista Tawfiq Buachrine, del diario «Ajbar al Yawm», escribía hoy que la Fiscalía para hacer valer sus tesis «debería demostrar que el periodista Ali Anuzla, que lleva trabajando muchos años en la prensa árabe y marroquí, está en relación con Al Qaeda».

También, añadía, tendría que demostrar que «se coordinaba con Abdlemalek Drudkal en algún lugar en las montañas de Argelia antes de la publicación del vídeo y que es el agregado de prensa de la organización del AQMI».

«Y esto no cabe en la cabeza de ningún loco, de ningún cuerdo», concluía Buachrine, una de las pocas voces que desde el ámbito del periodismo ha salido en defensa de su colega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here