Los rebeldes tuaregs disparan contra ‘cascos azules’ en el norte de Malí

0
448

ONU au MaliLos rebeldes tuaregs han disparado este martes contra varios ‘cascos azules’ en las afueras de la ciudad de Tombuctú, en el norte de Malí, en un momento en el que las tensiones siguen creciendo y amenazan el frágil proceso de paz.

Un portavoz de la misión de la ONU en Malí (MINUSMA), Olivier Salgado, ha informado de que el Movimiento para la Coordinación de Azawad (CMA), que agrupa a varios movimientos separatistas, había reclamado la autoridad de este ataque.

Un soldado maliense que se encontraba en la localidad ha confirmado que las fuerzas del Gobierno también han sido objetivo de los disparos. Además, un residente ha confirmado a Reuters que estos han comenzado alrededor de las 6:30 hora local.

«Nos han disparado y después nos han llamado para decirnos que pensaban que éramos soldados del Ejército de Malí, lo que fue un error», ha detallado Salgado, añadiendo que nadie ha resultado herido tras el tiroteo.

«Varias posiciones de la Guardia Nacional han sido atacadas a distancia desde vehículos con hombres armados», ha agregado otro soldado del Gobierno en Tombuctú, que ha pedido no ser identificado.

El incidente se produce un día después de que grupos armados pro gubernamentales tomaran el control de Menaka, otra ciudad norteña, tras arrebatársela a un grupo separatista, incidente que puso fin a varios meses de relativa calma.

ENFRENTADOS EN MENAKA

Un portavoz del mayor grupo tuareg, el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), Mussa Ag Acharatumane, ha dicho este martes que los miembros del CMA están avanzando en varias partes del desierto del norte de Malí. «Estamos en los alrededores de Menaka. Hay una ofensiva que podría estallar en cualquier momento», ha advertido.

Por otro lado, un portavoz del grupo Gatia, que respalda al Gobierno y que tomó el control de Menaka el lunes, ha desmentido esta reivindicación del MNLA, acusándolo de campaña propagandística.

Miles de habitantes de Menaka han salido a las calles este martes, pidiendo a los soldados de Malí, que se encuentran dentro de la base de la ONU, que garanticen la seguridad, según han comunicado los medios locales.

El norte de Malí ha sido el escenario de intensos enfrentamientos entre los tuaregs y el Gobierno durante las últimas cinco décadas. En las revueltas de 2012, las fuerzas separatistas unieron fuerzas con milicias islamistas consiguiendo tomar el control de dos tercios del norte del país.