Los rebeldes tuareg firman un acuerdo inicial de paz con el Gobierno maliense

0
427

Bilal Ag ChérifLos rebeldes tuareg de Malí han firmado un acuerdo de paz preliminar con el Gobierno este jueves como gesto de «buena fe» para poner fin a décadas de luchas separatistas, pero han dicho que necesitarán más garantías antes de firmar el acuerdo final.

El Gobierno maliense aceptó el acuerdo respaldado por la ONU y Argel en marzo, pero la coalición de rebeldes tuareg argumentó que la propuesta se quedaba corta respecto a sus demandas para el norte del país, al que denominan Azawad, y ha habido enfrentamientos esporádicos desde entonces.

Las potencias occidentales quieren un acuerdo concluyente, ya que temen que la inestabilidad permita que los milicianos islamistas vuelvan al norte después de que la intervención militar francesa les expulsara.

La alianza rebelde, Coordinación de los Movimientos de Azawad (CMA), ha dicho que todavía necesita más trabajo para cerrar un acuerdo concluyente con el Gobierno. Esta semana dijeron que no asistirían a una ceremonia final de firma prevista para este viernes en Bamako.

«Pese a las limitaciones, la CMA accede a firmar este documento en espíritu de buena fe», ha indicado el representante rebelde Ibrahim Mohamed Essadek leyendo una declaración de la dirección de la organización. «Algunos de sus aspectos tienen que seguir siendo  trabajados con los mediadores y el Gobierno de Malí», ha añadido.

Los tuareg se han levantado en cuatro ocasiones desde la independencia de Malí de Francia en 1960. La última vez, formaron una alianza con milicianos islamistas en 2012 para tomar el desértico norte. Una intervención militar liderada por Francia dividió a los insurgentes, si bien sigue habiendo ataques aislados.

El documento de Argel en marzo proponía más cesión de poderes para el norte, una fuerza regional de seguridad y un plan especial de desarrollo. Pero dejaba abierta la cuestión de la identidad política de Azawad a un debate nacional entre las partes malienses.

El Gobierno maliense rechazó conceder la plena autonomía a Azawad, pero accedió a devolver algunas competencias en virtud de una estructura descentralizada del país. Los rebeldes defienden un sistema federal que permita más competencias locales.

El responsable de la Misión de la ONU en Malí (MINUSMA), Mongi Hamdi, ha celebrado en un comunicado la firma del acuerdo preliminar. «Seguiremos trabajando sin descanso para lograr la firma del acuerdo y es responsabilidad de todos los actores presentes sobre el terreno de estar a la altura de sus compromisos», ha añadido.

«La MINUSMA, la comunidad internacional y todos los amigos de Malí están presentes para acompañar a las partes malienses en el proceso de paz y para garantizar su éxito de establecer una paz justa, creíble y duradera», ha remachado.