Los rebeldes denuncian que las tropas de Kiir han atacado sus posiciones pese al alto al fuego

0
346

SPLALos rebeldes de Sudán del Sur han acusado este viernes a las fuerzas gubernamentales de atacar sus posiciones, un día después de la firma con el Gobierno de un acuerdo de alto el fuego. Por su parte, el Ejecutivo liderado por Salva Kiir ha negado estas informaciones.

   El acuerdo alcanzado el jueves en Etiopía contemplaba un plazo de 24 horas para el comienzo del alto al fuego, por lo que cualquier enfrentamiento no supondría una violación del acuerdo que ha sido firmado tres semanas después del comienzo de las conversaciones.

Sin embargo, las continuas informaciones sobre enfrentamientos muestran la profunda desconfianza que todavía impera en ambas partes, las fuerzas leales al presidente sursudanés, Salva Kiir, y las milicias rebeldes, que incluyen a soldados dirigidos por el exvicepresidente Riek Machar y otros grupos autónomos.

«Los ataques de las fuerzas de Kiir en nuestras posiciones defensivas en Unidad y Jonglei son claras violaciones del Acuerdo de Cese de Hostilidades firmado en Addis Ababa», ha denunciado el portavoz rebelde Lul Ruai Koang, que ha reclamado el derecho de sus milicias a defenderse con el uso de la fuerza.

Sin embargo, el portavoz de la Presidencia, Atney Wek Ateny, ha negado que el Ejército haya lanzado ningún tipo de ataque en los últimos días. «No ha habido ni un sólo disparo y esperamos que los rebeldes honren su firma», ha afirmado en una rueda de prensa en Yuba.

El portavoz presidencial también ha hecho referencia a las tropas ugandesas desplegadas en el país con el objetivo de respaldar a Kiir, asegurando que los soldados están para asegurar la situación de Sudán del Sur y que no tienen previsto adentrarse en países vecinos.

Por su parte, el portavoz del Ejército de Uganda, Paddy Ankunda, se ha mostrado satisfecho del cese del alto al fuego. «Estamos contentos de que las partes del conflicto hayan alcanzado ese acuerdo del alto al fuego, y para nosotros lo que la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) decida es lo que haremos».

El acuerdo del jueves no hace ninguna referencia concreta a Uganda, aunque indica que ambas facciones deben retirar todas sus fuerzas, incluidas las tropas aliadas invitadas por cualquier bando, de la «zona de operaciones».