Los inmigrantes sobrevivientes serán juzgados por ser ilegales

0
482
port de Lampedusa
Port de Lampedusa

La Fiscalía General de Italia abrirá una causa por inmigración ilegal contra los 155 africanos que sobrevivieron a la tragedia del jueves ante la isla de Lampedusa, en la que murieron unas 300 personas (entre cadáveres recuperados y desaparecidos), según proyecciones oficiales acerca del naufragio de una precaria barcaza.

Las leyes actuales imponen que, una vez identificados, a cada inmigrante se le abra una investigación judicial, algo que no se puede impedir. Podrían ser multados con hasta U$S 7.000 e incluso, deportados. Además, una persona de origen tunecino de 35 años fue detenida e imputada por ayuda a la inmigración ilegal, naufragio y homicidio, al ser mencionado por otros sobrevivientes como el organizador del viaje ilegal.

Entre los rescatados hay 30 niños, uno de ellos de tan solo tres meses, y tres embarazadas. Siete personas están internadas en el pequeño hospital de la isla, con síntomas de hipotermia y problemas de respiración.

La búsqueda de restos y las tareas de rescate en el lugar del accidente, a un kilómetro de la costa, estuvieron ayer nuevamente dificultadas por los fuertes vientos y el mal tiempo. El objetivo principal es llegar a las bodegas de la embarcación, de 20 metros de largo, donde fueron ubicados decenas de cuerpos sin vida.

La tragedia desató un fuerte debate en Italia sobre las leyes de inmigración sancionadas durante la última gestión de Silvio Berlusconi (conocida como la ley Bossi-Fini, por los legisladores derechistas que la propusieron) y la forma de actuar con los inmigrantes. La norma castiga a los tripulantes de barcos pesqueros que ayudan en alta mar a los inmigrantes, que pueden ser acusados de fomentar la entrada ilegal al país. Por este motivo, hubo pescadores que no colaboraron con las tareas del salvataje el jueves.

El presidente, Giorgio Napolitano, exigió nuevas normas para actuar frente a los refugiados y solicitantes de asilo. «A la luz de estos hechos debemos revisar una vez más la ley», dijo el presidente del Senado, Pietro Grasso. En cambio, los políticos conservadores se pronunciaron por mantener las disposiciones sin cambios.

El primer ministro, Enrico Letta, exigió un mayor apoyo por parte de la Unión Europea (UE). «Italia debe encontrar más atención y aliados en Europa», dijo. Letta sumó el apoyo del premier francés,Jean-Marc Ayrault, quien propuso ayer que los países europeos mantengan una reunión urgente para abordar el control de sus fronteras marítimas.

«Más allá del drama en Lampedusa, es importante que los responsables políticos hablen de esto y rápidamente. Es a ellos a quienes les corresponde encontrar una buena respuesta, porque la compasión no es suficiente. Nadie puede permanecer insensible; me afectó profundamente, quedé conmovido por las imágenes que vi», aseveró

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here