Líderes africanos piden aplazamiento de elecciones en Burundi

0
387

NkurunzizaLíderes de países integrantes de la Comunidad de África Oriental (CAO), pidieron hoy al gobierno de Burundi que aplazara por un mes y medio las elecciones previstas para celebrarse el próximo 26 de junio.

«Profundamente preocupada por el actual callejón sin salida en Burundi, la cumbre pide un largo aplazamiento de las elecciones, no menos de mes y medio», indica la declaración final de este segundo foro de la CAO en menos de un mes.

El encuentro congregó aquí a los presidentes Jakaya Kikwete, de Tanzania, Yoweri Museveni, de Uganda, y Uhuru Kenyatta, de Kenya, que junto a Burundi y Ruanda -cuyos mandatarios no asistieron- forman parte de la organización.

Concurrieron además el mandatario sudafricano, Jacob Zuma, y la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini Zuma.

Los presentes instaron a todos los burundianos a poner fin a la violencia y demandaron el «desarme urgente de todos los movimientos juveniles armados».

También alentaron al gobierno de Bujumbura a crear las condiciones necesarias para el regreso al país de los refugiados.

El foro se realizó sin su principal protagonista, el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, quien permaneció en su país para hacer campaña para las próximas elecciones generales, según su vocero.

Otras fuentes aseguran que Nkurunziza, quien envió a su canciller, Alain Aimé Nyamitwe, no asistió por temer una reedición de un reciente fallido golpe de Estado y a la crisis que enfrenta por violentas manifestaciones en su contra y el asesinato de un líder opositor.

Trascendió que la cumbre negociará con el jefe de Estado burundiano y la oposición una nueva fecha para las elecciones.

En abril pasado Nkurunziza anunció su intención de presentarse a un tercer mandato, prohibido por la Constitución.

Tal aspiración desató desde el pasado 26 de abril una ola de protestas en Burundi que causaron cerca de 30 muertes y unos 430 heridos, según reportes de organizaciones internacionales.

La violencia también provocó la huida a naciones vecinas de más de 100 mil burundianos.