Líderes africanos discuten sobre terrorismo y violencia extremista

0
368

union_africana_logoJefes de Estado y Gobierno de los países miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana (UA), se reunieron, para discutir sobre temas de terrorismo y extremismo violento en el continente.

El presidente Adjunto de la Comisión Africana, Erastus Mwencha, resaltó la necesidad de cumplir los compromisos adoptados durante la reciente Cumbre de la UA, en Malabo, para enfrentar uno de los peores flagelos que impiden mantener la seguridad y estabilidad continental.

Mwencha calificó como enormes desafíos los actuales conflictos que afectan a Libia, Sudán del Sur, Somalia, la República Centroafricana y la parte norte de Malí.

«Estos conflictos son un crudo recordatorio de la necesidad de un compromiso continuo por el Consejo y todos los miembros de la Unión, a lograr la paz y la seguridad de nuestra gente está anhelando. Tenemos que hacer todo lo necesario para silenciar las armas», subrayó Mwencha.

Resaltó que en la última década, África ha sido testigo de un incremento del extremismo violento y el terrorismo, algo que, según el político, vulnera la seguridad de los Estados, la tolerancia y la armonía religiosa y étnica que han caracterizado por mucho tiempo la diversidad de las sociedades y los valores democráticos del continente.

Se refirió al afán de algunos para que no haya convivencia religiosa en África, que las personas no tengan voz y voto, de no acceder a la educación moderna, o que las niñas sean mercancías que se compran y venden en el mercado.

«Estas ideas perversas no salen de cualquier libro sagrado, sólo existe en sus mentes depravadas», enfatizó.

El alto funcionario de la UA recordó que estos grupos irregulares violentos se financian a partir de actividades delictivas, como la trata de personas, el tráfico de drogas y los rescates producto de los secuestros.

«Estas actividades permiten -dijo-, adquirir los recursos financieros significativos para reclutar y armar sus milicias y seguir adelante con sus campañas de terror».

Señaló puntualmente los conflictos en la región de Sahel, donde varios grupos criminales usan como campo de operaciones el vasto Sahara, convirtiéndose en la mayor amenaza a la integridad territorial de Malí.

También se refirió a la crisis en Nigeria, donde el grupo islamista Boko Haram siembra el terror a través de acciones brutales que van desde linchamientos, hasta el secuestro de más de 200 niñas en una escuela.

Comentó la situación en Somalia y la participación internacional para enfrentar las actividades del grupo fundamentalista Al Shabaab, así como el trabajo de la Iniciativa de Cooperación Regional para la Eliminación del Ejército de Resistencia del Señor (LRA por sus siglas en inglés), en África central.

Mwencha llamó a los líderes africanos a mejorar las condiciones de vida de sus pueblos, que permita hacer frente a las tensiones sociales, étnicas y religiosas de las que se aprovechan los grupos terroristas.