Libios ignoran si tienen nuevo primer ministro

0
384

Congrès général national libyenLos libios dudan hoy si tienen un primer ministro después de que el vicepresidente del Congreso General Nacional (CGN), Ezzedine Al-Awami, declarara inválida la votación la víspera, ganada por el empresario Ahmed Mitig.

La víspera, el CGN, que acapara las funciones legislativas y ejecutivas en este país norteafricano sumido en el caos, tomó juramento a Mitig, pero poco después Al Awami aseguró que el sufragio carece de validez porque la sesión había sido levantada.

El órgano fue convocado para llenar la vacante dejada por el primer ministro designado Abdullah Al Thini, quien dimitió después de haber sido blanco de un atentado junto a su familia en esta capital.

Al Thini fue nombrado para sustituir a Alí Zeidan, derrocado por un voto de no confianza de los diputados dada su incapacidad de poner cierto orden en este país.

Los diputados fueron llamados de urgencia a la sede del CGN para una nueva votación y conteo de las boletas después de haberse dado por cerrada la sesión, lo que la hace nula según la ley, argumenta Al Awami.

El proceso de la elección de Mitig, en dos vueltas, resultó en una cámara húngara durante la cual los grupos parlamentarios rivales intercambiaron insultos y amenazas, lo que obligó a suspender los debates, televisados a todo el país.

Días atrás hombres armados irrumpieron en la sede del CGN disparando a discreción y obligaron a suspender los debates sobre probables candidatos a la jefatura del Gobierno.

Además. existen dudas sobre la limpieza de la elección de Mitig, con 121 boletas, una más de las imprescindibles, y respecto a la existencia de quórum.

A pesar de las airadas protestas de los opositores del candidato, que tuvo como rival al profesor universitario Omar Al Hasi, el CGN tomó juramento a Mitig y le pidió que acelerara la formación de su gabinete ya que el país necesita administrar el presupuesto.

En rigor, esa es una de las pocas funciones que desempeñará el Gobierno, si logra consolidarse, ya que la autoridad real en el país la ejercen las milicias armadas que sirvieron el pretexto para la agresión armada de la OTAN que en 2011 derrocó al Ejecutivo liderado por Muammar Gadafi.