Libia tiene dificultades para pagar salarios; surgen nuevos enfrentamientos

0
352

Alí ZeidanEl primer ministro de Libia, Ali Zeidan, dijo el miércoles que su Gobierno no podrá abonar los salarios de los empleados públicos y tendrá que pedir préstamos si las milicias armadas que bloquean pozos petroleros y puertos continúan obstruyendo los cargamentos de crudo.

La advertencia de Zeidan y los nuevos enfrentamientos armados -que incluyeron un ataque contra un antiguo santuario cerca de Trípoli- se sumaron a una creciente sensación de caos en el miembro de la OPEP, dos años después del derrocamiento de Muammar Gaddafi respaldado por la OTAN.

Las potencias occidentales temen que el país del norte de África pueda entrar en la anarquía en momentos en que el gobierno de Zeidan trata de controlar a las milicias que ayudaron a derrocar a Gaddafi pero han mantenido sus armas y aún prevalecen en zonas del vasto país.

Milicias, líderes tribales y minorías étnicas han tomado yacimientos petroleros y puertos para plantear demandas, ahogando la principal fuente de dinero para el presupuesto, gran parte del cual es destinado a subsidios estatales para evitar el descontento popular o para comprar la lealtad de las milicias.

«Estamos enfrentando una crisis financiera», dijo Zeidan a periodistas, y agregó que el Gobierno podría verse forzado a pedir dinero prestado. «Los ingresos petroleros están reducidos al 20 por ciento», sostuvo.

Zeidan no dio más detalles. Libia ha estado exportando más de un millón de barriles de petróleo por día hasta el verano, cuando las protestas y las huelgas escalaron y ahora la producción es apenas una porción de esa cantidad.

Un plazo límite fijado por el Gobierno para terminar con las huelgas petroleras expiró la semana pasada, pero Zeidan sólo repitió que las autoridades tomarán «medidas» no especificadas. El mandatario declinó dar más detalles.

Libia también podría comenzar a enfrentar cortes de energía debido a que las huelgas petroleras afectan la producción de gas en varios yacimientos, dijo el ministro de Electricidad, Ali Muhairig.

Horas antes de que Zeidan hiciera declaraciones, nuevos enfrentamientos estallaron entre fuerzas especiales del Ejército e islamistas en Bengasi, la mayor ciudad del este del país, rico en petróleo.

Los combates del lunes entre el Ejército y miembros del grupo militante Ansar al-Sharia en Bengasi dejaron al menos nueve muertos antes de que los islamistas se replegaran.

Enfrentamientos armados surgieron en las primeras horas del miércoles en la ciudad portuaria cuando miembros de Ansar al-Sharia lanzaron una granada contra una patrulla de las fuerzas especiales, dijo un funcionario de seguridad. Luego agregó que no estaba claro quién estuvo detrás del ataque.

También murieron tres soldados en Bengasi, en lo que funcionarios de la ciudad describieron como asesinatos. La situación de seguridad en la segunda mayor ciudad libia se ha deteriorado marcadamente en los últimos meses.

En Tajoura, afuera de Trípoli, atacantes no identificados volaron parte de un santuario del siglo XVI, el mausoleo de un gobernante otomano, dijeron testigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here