Libia en riesgo de una violencia sin precedentes, advierte ONU

0
284

Manifestants libyensLa polarización y la creciente violencia en Libia colocan a ese país en riesgo de transitar por caminos de una inestabilidad sin precedentes, alertó hoy ante el Consejo de Seguridad el enviado de la ONU Tarek Mitri.

En una sesión del órgano de 15 miembros para evaluar la situación de ese Estado norafricano, el también jefe de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (Unsmil) reclamó un mayor respaldo internacional para garantizar allí la transición.

Mitri lamentó que la convulsa nación vive un escenario de división política e incremento dramático de la violencia, que incluye el ataque a los medios de prensa y dificultades para fortalecer el sector de seguridad.

Entre recientes hechos, citó las protestas del pasado 2 de marzo para exigir la disolución del Congreso, donde unos 150 jóvenes asaltaron en la cámara principal a sus integrantes, cuatro de ellos heridos en el incidente.

Hace apenas dos semanas, la Unsmil se declaró preocupada por los crímenes, bombazos, secuestros y ataques en el Este y otras partes de Libia, un panorama marcado por disputas entre grupos armados por el control regional, desde la agresión realizada en 2011 por la OTAN para derrocar a Muamar Gadafi, quien fue asesinado.

Según Mitri, han fracasado hasta el momento los intentos para negociar una salida pacífica a las diferencias políticas que paralizan el proceso de transición.

En ese sentido, siguen sin resolverse polémicas como las elecciones parlamentarias y presidenciales, y los poderes para el futuro mandatario, expuso en el Consejo de Seguridad.

Datos de Naciones Unidas reflejan una creciente violencia en todo el país norafricano, con casos como los de la sureña localidad de Sabha, donde en tres meses al menos 100 personas, entre ellas niños y ancianos, perdieron la vida y cientos de familias quedaron desplazadas.

Por su parte, en la oriental Benghazi, los asesinatos, atentados con bomba y secuestros alcanzan niveles intolerables, por su impacto en civiles, fuerzas de seguridad y personal del sector judicial.

Respecto a la situación de la prensa, el enviado de la ONU en Libia expresó alarma por los ataques a periodistas y medios, entre ellos estaciones de televisión con sede en Trípoli y Benghazi.