Lesotho o el país donde hablan sesotho

0
881

lesothoLesotho, cuyo nombre oficial es Reino de Lesotho, celebra elecciones generales dos años antes de la fecha prevista en un ambiente que hasta ahora es descrito por los observadores de tranquilo y normal.

Este país del sur de África, geográfica y políticamente independiente, se encuentra rodeado por el teritorio de Sudáfrica. Conocido inicialmente como Basutolandia, su extensión superficial es de 30 mil 355 kilómetros cuadrados.

Según los historiadores, el nombre Lesotho puede traducirse como «el país de los que hablan sesotho» y su forma de gobierno es el de una monarquía parlamentaria constitucional que promulgó el 2 de abril de 1993 su carta magna.

El primer ministro, en este caso Tom Thabane, es el jefe de Gobierno y tiene poderes ejecutivos, mientras que la figura del rey (Letsie III) posee funciones ceremoniales y es vista como un símbolo de unidad nacional.

Los cuatro partidos políticos de más arraigo son el All Convention Basotho (ABC), de Thabane, el Lesotho Congress for Democracy (LCD), del viceprimer ministro Mothetjoa Metsing, el Basotho National Party (BNP), y el opositor Democratic Congress (DC)

Las particularidades geográficas de la nación y su proximidad a Sudáfrica (hacia donde exporta agua potable), han posibilitado aquí el desarrollo de importantes proyectos hidroeléctricos; sin embargo, es un país muy árido.

De acuerdo con datos oficiales, el potencial económico de Lesoto yace en lo fundamental en la agricultura y en las remesas que son enviadas por los ciudadanos basothos que migran para trabajar en las minas sudafricanas.

A los comicios de este sábado se llega tras un acuerdo político mediado por la SADC, con el cual se pretende poner fin a la crisis que vive el país desde que en junio del pasado año el premier disolvió el Parlamento para evitar una moción de censura.

Más de mil candidatos están en la disputa por los 120 puestos del Parlamento en este empobrecido reino montañoso de apenas dos millones de habitantes, la mayoría en la pobreza.