Las familias de RDC exigen la exhumación de los cuerpos en una fosa común

0
376

fosse commune de MalukuLas familias de República Democrática del Congo (RDC) han hecho un llamamiento al Gobierno para que exhume una fosa común que según ellos podría contener los cuerpos de 34 de sus familiares, quienes podrían haber sido detenidos y ejecutados por las fuerzas de seguridad.

De algunos de ellos no se sabe nada desde que las manifestaciones violentas estallaron en enero contra una propuesta de ley electoral que muchos ven como un movimiento para mantener al actual presidente, Joseph Kabila, en el cargo más allá de 2016, cuando debería terminar su mandato.

Al menos 26 personas han desaparecido desde que se estableció una ofensiva contra las bandas callejeras en la capital, Kinshasa, a finales de 2013 y comienzos de 2014 bajo la llamada ‘Operación Likofi’. Sus familiares han enviado una carta –que se ha hecho pública este lunes– al fiscal general, Floribert Kabange Numbi, con la denuncia de que no han recuperado los cuerpos de sus seres queridos a los que creen muertos.

«Pedimos una investigación independiente y creíble de la fosa común de Maluku, sin interferencia política y con la participación de investigadores congoleños e internacionales que exhumen los cuerpos y realicen pruebas de ADN», han apelado. Los nombres de las víctimas aparecen junto a la firma de sus allegados.

LAS AUTORIDADES LO NIEGAN

Las autoridades provinciales informaron de que habían enterrado a 421 fetos y recién nacidos a comienzos de marzo en una zona rural de la capital para no hacinar todavía más la morgue central. Sin embargo, varias organizaciones de Derechos Humanos sospechan que en realidad los cuerpos podrían pertenecer a personas asesinadas por las fuerzas de seguridad durante las protestas contra el Gobierno de Kabila.

Human Rights Watch también ha hecho un llamamiento este lunes para pedir la exhumación y asegura que los agentes de seguridad mataron al menos a 38 personas durante los disturbios del pasado enero y ejecutaron a un mínimo de 51 en Kinshasha en esta operación.

Un fiscal de la ciudad lo está investigando, mientras que un portavoz del Gobierno, Lambert Mende, ha afirmado en una rueda de prensa de que las autoridades sólo tienen constancia de dos quejas por parte de los familiares y ha asegurado que ambas muertes no guardan relación con la ‘Operación Likofi’.

La misión de la ONU en RDC y el Gobierno de Estados Unidos se han unido a la petición para urgir a las autoridades de Kinshasa la exhumación de los cuerpos.