Las autoridades egipcias amplían la detención de dos canadienses retenidos sin cargos desde mediados de agosto

0
366

Trek Loubani y John GreysonLas autoridades egipcias han ampliado la detención de dos ciudadanos canadienses, Trek Loubani y John Greyson, retenidos sin cargos desde mediados de agosto mientras investigan un avión por control remoto y otros objetos que encontraron en la habitación del hotel de los arrestados.

   Loubani y Greyson, que llevan trece días en huelga de hambre, podrían enfrentarse a una serie de cargos que van desde el asesinato a la provocación de incendios, pasando por el ataque a una comisaría de Policía y la participación en una manifestación ilegal de seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi el pasado 16 de agosto. Desde ese día, los dos canadienses están recluidos en la prisión cariota de Tora.

Un portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Badr Abdelatty, ha revelado que las autoridades encontraron varios equipos de vigilancia, entre ellos una avión teledirigido con una cámara enganchada, en la habitación de su hotel. Asimismo, ha afirmado que retendrán a Loubani y Greyson hasta que terminen las investigaciones.

«No podemos llegar a ninguna conclusión sobre cargos de espionaje, la acusación necesita terminar las investigaciones. Ahora, serán acusados de participación en una manifestación ilegal», ha declarado Abdelatty.

«Nos informaron de que había un ‘drone’ en la habitación del hotel, que normalmente se utiliza con una cámara enganchada. No sé si la cámara estaba ya instalada en el ‘drone’ cuando lo encontraron», ha señalado la abogada de los dos canadienses, Marwa Farouk, que ha añadido que es probable que su detención se amplíe de nuevo en el mes de noviembre.

Según un comunicado publicado en Internet, Loubani y Greyson se dirigían a la Franja de Gaza, donde el primero iba a impartir un curso médico y el segundo iba a grabar un documental sobre la experiencia, cuando decidieron hacer una parada en El Cairo.

Durante su estancia en la capital egipcia, los dos canadienses decidieron ir a observar las manifestaciones y fueron detenidos en un punto de control en el que se pararon a preguntar una dirección tras comprar un helado. Fueron registrados y golpeados antes de ser trasladados la prisión de Tora.

«Los canadienses fueron registrados y detenidos cuando se encontraban en la calle después del toque de queda», ha afirmado Abdelatty. «En la habitación de su hotel, se encontró un USB con una filmación de la mezquita de Fath en llamas y de manifestantes armados, equipos de comunicación sofisticados y un pequeño avión que puede cargar con una cámara para grabar imágenes aéreas», ha exlpicado.

En el comunicado de Internet, Loubani y Greyson aclararon que tenían dos helicópteros de juguete para hacer pruebas de transporte de muestras médicas. En el mensaje también describieron las pésimas condiciones en las que viven en la prisión: duermen en el suelo con las cucarachas, comparten celda con tres decenas de hombres y no pueden hacer llamadas telefónicas.

El fiscal general de Egipto y el embajador de Canadá se reunieron el jueves pasado para abordar la situación. «Se reunieron durante una hora en la que el fiscal explicó el caso al embajador y las pruebas disponibles», ha desvelado el portavoz de Exteriores. «También enfatizó en la importancia de respetar la soberanía del proceso judicial egipcio y en la necesidad de evitar interferencias extranjeras», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here