La Unión Europea reforzará la protección de sus fronteras exteriores

0
1846
La Unión Europea (UE) reforzará con más personal a la agencia comunitaria de protección fronteriza (Frontex), cuyos efectivos aumentarán hasta 10 mil, aseguró una fuente del bloque regional.

‘Reducir los movimientos secundarios de migrantes dentro de la UE es prioridad y para ello Frontex contará con más aviones, barcos y vehículos’, sostuvo este martes el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker ante la eurocámara.

Juncker recordó que ‘la CE propuso en 2008 la protección común de las fronteras exteriores del bloque, pero la iniciativa, que se amplió en 2013 y 2015, fue rechazada por varios países. Si hubiéramos aceptado la idea, nos habríamos ahorrado muchos problemas’, dijo.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la UE reunidos la semana pasada en una cumbre regional en esta capital acordaron reforzar las fronteras exteriores del bloque y, con ello, impedir la migración secundaria entre sus países.

El 28 de junio último la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, exhortó a los gobernantes del bloque regional a involucrar a organismos especializados en migración durante los trabajos en los futuros centros de desembarco.

‘En la actualidad laboramos con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en acciones sostenibles respecto al trabajo con los inmigrantes’, destacó Mogherini.

Por su parte la Acnur solicitó ayer a Austria, que ejerce la presidencia semestral del bloque regional, aumentar el apoyo a inmigrantes.

‘Necesitamos que el bloque sea más activo en cuanto al apoyo y acceso de los refugiados al territorio comunitario y defendemos sus derechos al asilo’, destacó Pascale Moreau, directora europea de la Acnur.

De acuerdo con Moreau ‘el objetivo es alcanzable debido a que la UE solo alberga un número muy reducido del total de personas desplazadas, de ellas el 85 por ciento se encuentra en las naciones más desfavorecidas’.

A juicio de analistas la UE está dividida en relación a este asunto, con la negativa de países orientales como Polonia y Hungría a acoger un número determinado de inmigrantes.