La Unión Africana decidirá si Marruecos vuelve a su “familia institucional”

0
458

Adis Abeba acoge a partir de mañana la vigésimo octava Cumbre de la Unión Africana (UA), en la que dará respuesta a la petición de Marruecos para reingresar en la organización panafricana y elegirá a un nuevo presidente, entre otros asuntos.

Representantes diplomáticos, ministros y jefes de Estado se reunirán durante los próximos diez días en la capital de Etiopía tras un último encuentro en Kigali en el que no hubo acuerdo para la elección de un líder.

El foco de atención de la nueva cita se centra en el reingreso de Marruecos como estado miembro de la UA 32 años después de su salida, gracias a la petición formulada por el rey Mohamed VI.

Marruecos fue uno de los países fundadores de la predecesora OUA (Organización de la Unidad Africana) en 1963, pero abandonó el organismo cuando la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ingresó en 1984, una medida que el monarca consideró como “una herida” que le obligó a dejar su “familia institucional”.

No obstante, parece que la intención del Gobierno de Marruecos es desalojar a los saharauis de la institución, y, aunque no deja de sumar apoyos en esta tarea, todavía se enfrenta al poderoso eje que forman Argelia, Nigeria y Sudáfrica, hasta ahora aliados incondicionales del Frente Polisario.

Además de esta cuestión los jefes de Estado elegirán el 29 de enero al nuevo presidente de la Comisión de la Unión Africana de entre cinco candidatos, después de que la sudafricana Nkosazana Dlamini Zuma, anunciara que no buscaría un segundo mandato.

Los aspirantes son Agapito Mba Mokuy; de Guinea Ecuatorial, Abdoulaye Bathily; de Senegal, Amina Mohamed; de Kenia, Moussa Faki Mahamat de Chad y Pelonomi Venson-Moitoi de Botswana.

“Por el trasfondo, la experiencia y el desempeño de los candidatos durante el reciente debate organizado por la Comisión de la Unión Europea, creo que la batalla está entre el candidato senegalés y el chadiano” dijo a Efe el director de Oxfam Internacional en Etiopía, Desire Assogbavi.

Desde que se aplazara la elección del líder de la UA en la pasada cumbre, los candidatos han hecho una campaña sin precedentes para tratar de conseguir el apoyo necesario y presidir el organismo durante los próximos cuatro años.

En la reunión de Kigali, ninguno de los tres candidatos que se presentaron logró las dos terceras partes de los votos requeridos para conseguir la mayoría (36 de los 54 países que integran actualmente la organización).

La repercusión de estos comicios se debe al momento crítico que atraviesa el organismo y su intenso plan de trabajo que incluye la implementación de la denominada Agenda 2063, que pretende impulsar el desarrollo económico y social del continente para lograr la independencia financiera.

La seguridad del continente, así como la tensión postelectoral en Gambia, después de que el organismo ofreciera su apoyo al presidente electo Adama Barrow, también estarán presentes en agenda de la cumbre.

Uno de los asuntos clave de la pasada cumbre fue la presentación del llamado “Pasaporte Africano”, que cuando entre en vigor permitirá a los ciudadanos de los 54 estados miembro viajar por el continente sin necesidad de pedir visados, algo que, aún con muchos aspectos por definir, esperan poner en marcha en 2018.