La UA cree que África debe «afinar» una estrategia global contra terrorismo

0
303

Pierre BuyoyaÁfrica debe «afinar» una estratégica global para hacer frente al peligro terrorista que amenaza países como Libia, Nigeria o Mali, según el expresidente de Burundi y actual Alto Representante de la Unión Africana (UA) para Mali y el Sahel, Pierre Buyoya.

«Primero hay que adaptar los aparatos de seguridad al nivel de cada país y luego poner en marcha esta estrategia común para acabar con el terrorismo, que pone en peligro los procesos de desarrollo económico y los logros democráticos en el continente», dijo Buyoya en una entrevista en Dakar, la capital senegalesa.

El Alto Representante de la UA viajó a Senegal para solicitar el apoyo del presidente, Macky Sall, a su candidatura con la que espera ocupar el cargo de secretario general de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF).

«No tenemos que bajar la guardia frente al terrorismo internacional», opinó Buyoya, que se mostró convencido de que las derrotas de Al Qaedaen el Magreb Islámico (Aqmi) y otros grupos similares no han acabado definitivamente con el peligro en la zona.

Respecto a la actual situación en el norte de Mali, señaló que, aunque sigue siendo «muy preocupante» por la persistente amenaza terrorista, ve posible alcanzar un acuerdo de paz.

«Tenemos una situación muy preocupante en el norte de Mali. Es una consecuencia de la persistencia de la crisis, pues los grupos terroristas se han regenerado, se han rearmado y han vuelto a protagonizar operaciones espectaculares», comentó.

No obstante, como mediador en las negociaciones de Argel, aseguró que el proceso vive una situación de «esperanza» y que confía en «tener un acuerdo de paz global y definitivo de aquí a final de año».

En los últimos días, se han multiplicado los atentados suicidas, colocaciones de minas antipersonas y ataques con cohetes en la zona, por lo que el Alto Representante de la UA consideró «oportuna» una reacción firme por parte de los países vecinos y de la comunicad internacional.

La inestabilidad reina aún en Mali después del levantamiento armado de enero de 2012, que desembocó en la caída de las tres provincias septentrionales a manos de rebeldes tuaregs, primero, y de grupos armados salafíes y terroristas, posteriormente.

En junio de 2013, los rebeldes y el Gobierno de Bamako firmaron un acuerdo que, además de marcar el fin de los enfrentamientos y sentar las bases del diálogo, permitieron que se celebraran elecciones presidenciales y generales en julio y noviembre, respectivamente.

Buyoya, de 65 años de edad, fue presidente de Burundi en dos ocasiones (1987-1993 y 1996-2003), y ahora observa la situación de su país con optimismo, pese a que las tensiones políticas aumentan por la intención del actual gobernante, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato en 2015.

Esta aspiración supondría una violación de la Constitución burundesa, pero el exdirigente confía en que se solucionará gracias a la nueva etapa que vive el país.

«Se ha instaurado un clima de libertad y de apertura en el país que nos permite superar todas las dificultades», añadió.

Además, espera que Burundi reciba el apoyo de la comunidad internacional para evitar que el país se hunda en una nueva crisis, cuyas consecuencias podrían extenderse a toda la región de los Grandes Lagos.

«La democracia ha realizado unos avances extraordinarios en las últimas décadas en África. Aunque no haya uniformidad, podemos vaticinar que la democracia tiene futuro en nuestro continente», aseveró.