La situación en Bangui es “bastante imprevisible”

0
292

Philippe PontièsEl general galo Philippe Ponties, jefe de la operación militar que la Unión Europea desplegará en la capital de República Centroafricana (RCA), ha avisado este jueves de que “la situación está en términos generales tranquila, pero tensa, volátil y bastante imprevisible en Bangui”, aunque fuera de la capital “hay riesgo de degradación en el oeste” del país, hacia Camerún.

   Ponties ha confirmado en rueda de prensa tras visitar la zona la semana pasada que la misión temporal pactada por los Veintiocho por un máximo de seis meses realizará patrullas sobre el terreno en la capital y asumirá la seguridad del aeropuerto en Bangui, en cuyos alrededores hay un campamento de refugiados establecido, con hasta 100.000 personas, que viven en condiciones “extremadamente precarias” y donde hay riesgo de “catástrofe sanitaria con la llegada de la estación de lluvias”.

Los principales cometidos de la misión serán contribuir a restablecer un entorno de seguridad, proteger a las poblaciones más vulnerables y garantizar la libertad de movimiento de civiles y  personal humanitario, permitiendo así condiciones para el reparto de la ayuda humanitaria.

Aunque la vida ha vuelto a las calles de la capital, como prueba la reapertura de comercios aunque hay problemas serios de suministros, el general galo ha reconocido que “las poblaciones musulmanas se sienten muy amenazadas” por las milicias cristianas ‘antibakala’ –“fuertemente armadas” y acusadas de “pillaje, robos y destrucciones de bienes” y están evacuando la capital tratando de llegar al norte o se están reagrupando en el noreste del aeropuerto para ser evacuados con la ayuda de Chad. El desafío del momento es sin duda la impunidad de estas milicias.

El militar galo ha explicado que ha visitado dos distritos de Bangui, uno de mayoría musulmana y otro mixto que, esencialmente, se ha vaciado de musulmanes, pero ha dejado claro que “no saca conclusiones”, preguntado si lo que ocurre sobre el terreno se puede calificar de limpieza étnica de musulmanes, como denuncian algunas ONG.

Preguntado por las normas de enfrentamiento de las fuerzas europeas, el general no ha querido dar detalles porque están en curso de preparación y quedan “muchas incógnitas” del plan operativo de la misión, pero ha insistido en que se trata de obtener el equilibrio entre el “máximo” de libertad posible para las fuerzas y el respeto del Derecho Humanitario Internacional, al tiempo que ha confirmado que la negociación de un acuerdo sobre el estatus de la fuerza europea con las autoridades de transición del país va por el buen camino.

ENTRE 500 Y 800 SOLDADOS

El presidente del Comité Militar de la UE, el general francés Patrick de Rousiers, explicó ayer ante la subcomisión de Defensa de la Eurocámara que la misión “implicará entre 500 y 800” efectivos y que la idea es que la fuerza africana, que debe llegar hasta los 6.000 efectivos, asuma el relevo “desde octubre”.

Sin embargo, el jefe de la misión europea ha evitado dar detalles esenciales del número de efectivos que integrarán la misión ni los países que contribuirán tropas porque el proceso de generación de fuerzas comienza este jueves y compete a los países detallar sus contribuciones, si siquiera si Francia, que ya cuenta con 1.600 efectivos en el país, contribuirá también a la europea de forma significativa. El único país que ha confirmado su participación de forma pública es Estonia, que mandará 55 efectivos.

Ponties sí ha precisado que Alemania, Austria, Finlandia, Francia, Grecia, Reino Unido y Suecia contribuirán al cuartel general de la operación ubicado en Larissa (Grecia), aunque el mando de la fuerza estará en Bangui.

PIDE QUE PARTICIPE LA GENDARMERÍA EUROPEA Y DRONES

También ha confirmado que han reclamado la participación del cuerpo de Gendarmería Europea por su utilidad a la luz de la “preocupación enorme” por el Estado de Derecho en el país y capacidades de patrulla, inteligencia y ‘drones’ o aviones no tripulados, logística, protección de fuerza, un hospital Role 2.

En el caso de los aviones no tripulados, ha subrayado su especial importancia para vigilar la situación en una urbe tan poblada como es Bangui, pero dependerá de la contribución de los Estados miembros.  “Los AUVs (Aviones no tripulados) son uno de los medios que planeamos desplegar”, ha confirmado.

La misión dará solo “apoyo temporal” por un máximo de “seis meses” desde que la fuerza alcance su capacidad operativa total, con el objetivo de permitir el relevo completo en buenas condiciones de la misión de la Unión Africana (MISCA) y que la idea es tener los efectivos sobre el terreno “muy pronto”.

La misión cuenta con un presupuesto común de 25,9 millones de euros, fundamentalmente para costear infraestructuras, pero los Estados miembros finalmente han rechazado asumir en común costes de transporte logístico, que recaerá en cada país que participe, como el grueso de su contribución.