La Presidencia de Sudán del Sur acusa a los rebeldes de matar a 127 pacientes de un hospital

0
146

Sud-SoudanaisLa Presidencia de Sudán del Sur ha acusado este miércoles a las tropas rebeldes de cometer atrocidades contra la población civil y de asesinar en diciembre a 127 pacientes de un hospital en la localidad de Bor –que el Ejército logró retomar el sábado–, lo que ha sido rechazado inmediatamente por los sublevados.

    “Entraron en el hospital y masacraron a los 127 pacientes”, ha sostenido el portavoz de la Presidencia, Ateny Wek Ateny, durante una conferencia de prensa. En base a estas informaciones, el suceso tuvo lugar el 19 de diciembre cuando el comandante del Ejército en Bor, Peter Gadet, juró fidelidad al exvicepresidente Riek Machar.

Las acusaciones han sido rápidamente desmentidas por los rebeldes, que han acusado por su parte al Gobierno de matar a civiles en la capital, Yuba, y de arrasar la capital del estado de Unidad, Bentiu, cuando recuperaron su control a principios de enero.

“Se trata de una mentira. No atacamos a civiles, al contrario de lo que hace este Gobierno, que ataca a sus civiles en Yuba”, ha sostenido el portavoz rebelde Lul Ruai Koang en una conversación telefónica desde la capital de Kenia, Nairobi.

La ONU ha contabilizado miles de muertos y más de medio millón de desplazados por el conflicto, iniciado a mediados de diciembre cuando se sublevaron los seguidores de Machar, de etnia nuer, muchos de ellos integrados en el Ejército. El presidente, Salva Kiir, de etnia dinka, considera que Machar y sus aliados intentaban dar un golpe de Estado.

La ciudad de Bor ya fue escenario en 1991 de una masacre de dinkas perpetrada por tropas nuer leales a Machar y el actual conflicto hace temer un rebrote de las tensiones entre etnias rivales.