La presa etíope sigue en el centro de discordia con Egipto

0
313
La presa Renacimiento, el megaproyecto de Etiopía para solventar sus necesidades energéticas, resurgió hoy como manzana de la discordia con Egipto tras rechazar el primero un arbitraje del Banco Mundial propuesto por el segundo.

El primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, fue el encargado de comunicar la negativa poco después de regresar desde El Cairo, donde se entrevistó con el canciller egipcio, Sameh Chukri, quien presentó la iniciativa y el presidente Abdel Fattah El Sisi.

Buscar apoyo profesional es una cosa, transferir el arbitraje a una institución es otra (razón por la cual le dijimos (a los egipcios) que la consideramos inaceptable, declaró el jefe de Gobierno etíope a la agencia noticiosa oficial ENA.

El proyecto hidroenergético etíope, cuyo costo estimado es de cuatro mil millones de dólares, está basado en las aguas del Nilo y Egipto teme que disminuya el flujo por su territorio de ese río, su única fuente de aprovisionamiento de agua potable para uso humano e industrial y al que debe su antiquísima cultura.

Las autoridades etíopes han dado seguridades de que el gigantesco embalse no provocará tales consecuencias.

A su completamiento el proyecto hará de Etiopía el mayor productor energético de Africa y pondrá a este país en condiciones de exportar a estados de la cuenca del Nilo y a otros mucho más alejados, según los planes.

A pesar de la negativa, Desalegn no descartó la posibilidad de un entendimiento a través de la cooperación y en el espíritu de la confianza.