La Policía y el Ejército egipcios toman al asalto una localidad controlada por los islamistas

0
302

EgiptoLa Policía y el Ejército han tomado este lunes al asalto la localidad de Dalja, en el Alto Nilo, hasta ahora bajo control de los islamistas afines al depuesto presidente Mohamed Mursi. En la operación han sido detenidas 45 personas, según informa el diario estatal ‘Al Ahram’.

   Efectivos de la Policía y el Ejército, con apoyo de las Fuerzas Aéreas, entraron en la localidad esta mañana. Los militares realizaron disparos al aire desde los vehículos blindados a medida que tomaban posiciones en los cruces estratégicos de la localidad, situada en la gobernación de Minya, informa la agencia de noticias estatal, MENA.

Testigos presenciales han asegurado que individuos armados afines a Mursi intercambiaron disparos con los policías y militares, que respondieron con gases lacrimógenos para dispersarlos.

La localidad estaba bajo control de los islamistas desde que a finales de agosto los seguidores de Mursi asaltaron y quemaron una comisaría y expulsaron a los policías.

En Dalja y sus inmediaciones se han producido desde entonces varios ataques contra la comunidad cristiana como incendios de iglesias y monasterios así como viviendas y comercios de cristianos. Una de las iglesias más antiguas de la localidad la Iglesia de la Virgen María, y otros cuatro templos más de la región fueron saqueados e incendiados. Los 45 detenidos este lunes serían responsables de ataques contra cristianos.

Según la Unión Juvenil de Maspero (UJM), una organización copta de defensa de los Derechos Humanos, hasta 17 iglesias han sido «completamente arrasadas sólo en la provincia de Minya, donde vive una importante comunidad copta y donde se encuentra Dalja».

«Los cristianos de Dalja estaban viviendo como presos en sus propias casas en medio de una campaña de intimidación de los islamistas y los Hermanos Musulmanes», ha denunciado un portavoz de la UJM, Antwan Adel, en declaraciones a ‘Al Ahram’. «Iban a las casas de los cristianos para exigirles dinero y les amenazaban con quemarlas o secuestrar a familiares si no pagaban», ha añadido.

Desde la caída del régimen del presidente Hosni Mubarak, en 2011, se han incrementado los incidentes de violencia sectaria entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana copta, que supone aproximadamente el 10 por ciento de los 80 millones de habitantes del país. Los ataques se han agravado tras el golpe de Estado del 3 de julio contra el presidente islamista Mohamed Mursi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here