La Policía marroquí expulsa de Tánger a subsaharianos para deportarlos

0
340

Policía marroquí expulsa de TángerLa policía marroquí expulsó la pasada noche a un grupo de 26 subsaharianos de la ciudad de Tánger y los ha trasladado al aeropuerto de Casablanca, con la aparente intención de deportarlos, según denunciaron los afectados contactados por Efe.

La noticia, confirmada por dos ONGs de apoyo a los emigrantes y por fuentes del Consejo Nacional de Derechos Humanos (oficial), pero ninguna fuente oficial ha ofrecido ninguna explicación ni se conoce cómo se producirá la deportación.

El camerunés Abedi Etienne Landri explicó a Efe que el grupo está compuesto por 11 cameruneses, ocho senegaleses y varios individuos de otros países subsaharianos, todos ellos detenidos tras los violentos sucesos del pasado fin de semana en Tánger, que acabaron con el asesinato de un senegalés que fue degollado por un marroquí.

Según Landri, el Procurador (fiscal) de Tánger decretó ayer la prisión para algunos subsaharianos implicados en los actos de violencia y puso a 26 en libertad condicional, pero la policía los trasladó a comisaría, les compró ropa nueva y los metió en un autobús escoltados por policías.

El autobús llegó la pasada madrugada al aeropuerto de Casablanca y los subsaharianos no han tenido permiso para abandonar el vehículo pese a llevar once horas en su interior.

«Os vamos a meter en un avión», dijeron los policías a los subsaharianos, sin especificar si será un solo avión que los conduzca a una frontera terrestre marroquí o cada emigrante será obligado a subir en un avión a su propio país.

El ministerio del Interior, contactado por Efe, aún no ha dado su versión de los hechos.

 Entre los subsaharianos detenidos en el autobús hay algunos con tarjeta de residencia (solicitada o concedida), otros con tarjeta de refugiados y finalmente algunos irregulares, relató Landri.

El pasado marzo, el gobierno de Marruecos deportó con el mismo «modus operandi» a 15 sirios a los que condujo a Turquía (país al que supuestamente habían accedido al salir del suyo), lo que hizo sin conocimiento de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR).