La policía de Mozambique niega las acusaciones de partido opositor

0
316

Afonso DhlakamaLa policía de Mozambique negó haber confiscado recursos monetarios e informáticos durante el decomiso de 47 armas en la sede de Renamo y en residencias del líder del mayor partido opositor, Afonso Dhlakama, se conoció hoy.

«No constituyen verdad las informaciones de Renamo (Resistencia Nacional Mozambiqueña) sobre la existencia de otro material» durante la requisa, afirmó el portavoz policial en Maputo, Orlando Mudumane.

Precisó que «todo lo aprehendido es aquello presentado a la prensa».

Entre el material bélico recogido aparecen 40 armas de guerra tipo AKM, siete pistolas, municiones, equipos de comunicación obsoletos y uniformes militares.

Parte de los atuendos pertenecen a las Fuerzas Armadas de Defensa de Mozambique (FADM). De las 40 AKM, apenas 12 funcionan.

Según la policía, la operación fue resultado de denuncias de residentes que hicieron llegar a las autoridades la información sobre la circulación de hombres armados entre la sede de Renamo y las casas de Dhlakama en esta capital.

Durante la confiscación se detuvo además a cuatro de los custodios del jefe opositor.

La Resistencia, que calificó de invasión el decomiso, acusó a las fuerzas del orden de apoderarse durante su operación de unos cinco mil dólares en bienes y un computador portátil que la custodia usaba para garantizar la protección de la familia de Dhlakama.

A inicios de marzo en un intento por buscar la paz efectiva en Mozambique, el presidente Filipe Nyusi convidó a retomar el diálogo al líder opositor, quien reitera que gobernará en seis provincias del centro y norte del país, donde reclama una victoria en las últimas elecciones generales (octubre de 2014).

Dhlakama rechazó siempre una posible reunión con Nyussi para resolver la crisis política y acusa al mandatario y al gobernante Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) de excluir todas las iniciativas encaminadas a encontrar una manera de salir del callejón sin salida.

Ante la nueva convocatoria a un diálogo pacificador, el jefe de la Resistencia no se ha pronunciado.