¿La paz a la vista?: delegación de Eritrea ya está en Etiopía

0
303
Una delegación de Eritrea llegó a Etiopía para discutir los términos de las negociaciones de paz, con lo cual se elevan, según expertos, las esperanzas de avance en uno de los conflictos más intratables de África.

El deshielo entre los enemigos que lucharon en una amarga guerra fronteriza hace 20 años sigue al llamamiento al diálogo ofrecido sorpresivamente por el nuevo primer ministro etíope, Abiy Ahmed.

Ahmed aseguró este mes que estaba listo para cumplir todos los términos de un acuerdo de paz del año 2000, incluida la redefinición de los territorios fronterizos.

De acuerdo con los reportes emitidos, el gobernante fue a recibir personalmente a la comitiva y saludó a su llegada al canciller eritreo, Osman Saleh, y al asesor presidencial, Yemane Gebreab.

La reunión tiene lugar solo tres días después de una explosión en una manifestación donde se encontraba el premier, una señal, dicen los analistas, de los riesgos asumidos al implementar un programa de reformas abarcador, que contempla el acercamiento a Asmara y la posible concesión de Badme, una ciudad limítrofe, pequeña en dimensiones pero simbólicamente importante.

Este particular no fue del agrado de algunos de línea dura en la clase dominante y los servicios de seguridad, subrayaron los observadores.

Eritrea, exprovincia de este país, votó por la separación en 1993 después de una guerra de independencia de tres décadas.

Solo cinco años después estallaron nuevos choques violentos de índole territorial que causaron la muerte a unas 80 mil personas antes que terminara en un punto muerto en 2000.

La aparente distensión en las últimas semanas generó esperanzas de una normalización de las relaciones, que podría impulsar el comercio regional y aliviar las tensiones.

Una larga guerra fría obstaculizó el desarrollo, congeló los vínculos políticos y ayudó a justificar la represión interna, en opinión del comentarista Tefere Alemayehu, del Centro de Estudios Estratégicos.

Pero, simbolizando el cambio abrupto en el estado de ánimo, banderas de amabas naciones se alinearon en la carretera principal al aeropuerto y las pancartas leen ‘Bienvenida’ en amárico y Tigrinya, idiomas hablados en los dos Estados.

Tanto para Abiy como para el presidente vecino, Isaías Afwerki, la conciliación potencial contiene riesgos.

Los estudiosos consideran que Afwerki argumentó durante mucho tiempo su regla restrictiva -que incluye el reclutamiento militar y el encarcelamiento de disidentes- como necesidades para defenderse contra la agresión de Etiopía.

Ese estilo de liderazgo dejó a su país aislado diplomáticamente y cargado de sanciones, y provocó un éxodo de eritreos, muchos de ellos haciendo la peligrosa migración a Europa.