La oposición nigeriana rechaza los resultados de las elecciones antes de que se publiquen

0
558

Goodluck JonathanEl principal partido de la oposición nigeriana, el Congreso de Todos los Progresistas (APC, por sus siglas en inglés), ha manifestado ya su rechazo al resultado de las elecciones por las irregularidades en el estado de Rivers (sur), cuando aún no se han publicado estos resultados.

El APC ha acusado a los partidarios del presidente saliente y candidato a la reelección, Goodluck Jonathan, de ser responsables del asesinato de simpatizantes de la oposición y denunció la «vergüenza» y el «montaje» del proceso electoral.

«Milicias armadas están intensificando los asesinatos de miembros del APC. Varios ya han sido asesinados», ha denunciado el candidato presidencial de la oposición y exdictador Muhammadu Buhari, que ha apuntado a miembros del Partido Democrático del Pueblo de Jonathan como responsables de estas muertes. «Cualquiera sea la basura que sea anunciada como resultado hoy, no es aceptable para nosotros (…) es una vergüenza, una burla», ha añadido.

El presidente de la Comisión Nacional Electoral Independiente (INEC, por sus siglas en inglés), Attahiru Jega, ha expresado su preocupación por las supuestas irregularidades en el estado de Rivers. Jega ha indicado en rueda de prensa desde Abuya que las autoridades electorales están ya investigando estas denuncias sobre la prohibición a representantes de la oposición a asistir al recuento.

Los comicios de este sábado, presidenciales y legislativos, han estado marcados por la confusión y la violencia y se teme que se repita la violencia que siguió a las elecciones de 2011, cuando murieron 800 personas en el norte del país, de mayoría musulmana.

La votación ha sido prorrogada durante el domingo en varios centros en los que no se pudo votar el sábado por problemas técnicos de las máquinas de recuento de votos. Además, la milicia islamista Boko Haram ha matado a al menos una decena de votantes después de amenazar con asesinar a cualquier que acudiera a votar.

La votación enfrenta a Jonathan con Buhari y el electorado se encuentra divido en un crisol de etnias, religiones y diferencias regionales. También es la primera votación desde el fin del régimen militar, en 1999, en la que un candidato de la oposición tiene opciones reales de derrotar al aspirante a la reelección.