La oposición keniana argumenta la toma de posesión de Odinga

0
174
La coalición opositora keniana Superalianza Nacional (NASA, acrónimo inglés) basó la legalidad de la jura presidencial de su candidato, Raila Odinga, el próximo día 30, en los resultados de las elecciones de agosto pasado.

Esos comicios fueron invalidados a petición del propio Odinga, quien presentó ante el Tribunal Supremo (TS) un recurso de anulación basado en manipulación fraudulenta de los datos de la votación, ganada por su contrincante, el actual presidente Uhuru Kenyatta.

Odinga se abstuvo de concurrir a la segunda vuelta en octubre pasado después que el TS desestimó su petición de destituir y arrestar a la directiva de la Comisión Nacional Electoral (CNE) y de promulgar una nueva legislación comicial.

Tenemos todos los detalles de la primera vuelta, en la que participaron el 80 por ciento de los kenianos, mientras en la segunda, en octubre, solo votaron el 25 por ciento de los electores, declaró el senador y miembro de la agrupación opositora James Orengo.

Añadió que la CNE omitió difundir los resultados de 10 mil colegios electorales en los cuales Odinga resultó ganador.

Podemos hacer todo lo possible para reconquistar la soberanía de Kenya (…) No permitiremos que alguien llegue al poder por la puerta trasera, afirmó el legislador.

La NASA reiteró la víspera que mantiene su propósito de celebrar la ceremonia de juramentación presidencial de Odinga y de un parlamento alternativo el próximo 30 de enero en un parque de esta capital, cerrado a principios de semana para trabajos de remozamiento.

Semanas atrás las autoridades kenianas anunciaron que no impedirán en la reunión convocada por la NASA, pero que intervendrán si ocurre la ceremonia de jura alternativa por constituir un delito de sedición, sancionado por las leyes a la pena capital.

En los días previos, durante y después de las elecciones kenianas partidarios de Odinga y la Policía chocaron en esta capital y otras ciudades del país con saldo de varias decenas de muertos y heridos.

La acrimonia de la pugna por la primera magistratura creó temores de una crisis política semejante a la de los comicios de 2007 durante la cual murieron alrededor de mil 200 personas, en su mayoría partidarios de Odinga, quien denunció haber sido despojado de la victoria.