La oposición en RDC se enfrenta antes de las conversaciones sobre las elecciones

0
381

RDCPartidarios de la oposición en República Democrática del Congo se han enfrentado de manera violenta entre sí este jueves tras las diferencias sobre si participar en las conversaciones sobre las elecciones presidenciales, mostrando así las profundas divisiones entre los adversarios del presidente, Joseph Kabila.

El Gobierno anunció el mes pasado que las elecciones, previstas para noviembre, no podrían ser celebradas hasta el próximo julio por motivos logísticos, algo que la oposición ha interpretado como un intento de Kabila para aferrarse al poder ya que la Constitución no le permite presentarse de nuevo.

La mayoría de la oposición ha estado boicoteando las conversaciones con el Gobierno pero algunas figuras importantes de los primeros partidos han accedido a sentarse en la mesa alegando que usarán el foro para insistir en la idea de que abandone el poder este año.

Este jueves, alrededor de 100 simpatizantes de partidos opuestos a las conversaciones han tirado piedras y prendido neumáticos en frente de las sedes de los partidos UNC y ATD, cuyos presidentes participarán en las reuniones.

Algunos de los protestantes gritaban consignas como «Vamos a quemar la sede de Kamerhe. Kamerhe es un traidor», haciendo alusión al presidente del UNC, que liderará la delegación de la oposición. La Policía ha tenido que usar gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes y hay alrededor de 20 detenidos.

Kabila ganó las elecciones de 2006 y 2011, las cuales fueron altamente cuestionadas. La Constitución del país solo permite que un presidente mantenga el cargo durante dos legislaturas, pero el tribunal supremo ha dictaminado que puede permanecer en el puesto hasta que se celebren las elecciones. El Gobierno ha alegado que las elecciones no se podrán celebrar a tiempo porque no se podrá inscribir a todos los votantes.

La oposición en República Democrática del Congo ha estado dividida desde hace tiempo. Los poderes internacionales temen un repunte de violencia en un país que nunca ha experimentado una transición pacífica y donde millones de personas murieron a causa de las guerras que se sucedieron entre 1996 y 2003.