La ONU insta a Sudán a presentar cargos o liberar a los detenidos

0
485

SudanNaciones Unidas ha instado este jueves a las autoridades sudanesas a presentar cargos o liberar a las cientos de personas que han sido detenidas en el marco de las protestas que se desataron hace diez días por la decisión del Gobierno de eliminar los subsidios al combustible.

   «Insto a las autoridades sudanesas a acusar a cada uno de los detenidos de un cargo conocido o a liberarlos inmediatamente», ha dicho el experto independiente de Naciones Unidas sobre la situación de Derechos Humanos en el país africano, Mashood Adebayo Baderin.

Además, Baderin ha expresado su «gran preocupación» por las condiciones de detención. «La mayoría están incomunicados», ha denunciado, urgiendo también a las autoridades sudanesas a «permitir las visitas de médicos, abogados y familiares».

Asimismo, ha criticado la represión gubernamental de las manifestaciones pacíficas, recordando que «la población civil tiene este derecho reconocido por el Derecho Internacional y que Sudán tiene la obligación de respetarlo».

«Condeno enérgicamente el uso de la violencia contra los manifestantes pacíficos, así como la destrucción de propiedades públicas durante las manifestaciones. Urjo a las dos partes a abstenerse por completo de la violencia», ha indicado.

Hasta ahora, solo 35 detenidos, incluidos ocho adolescentes, han sido acusados formalmente. Este jueves han comparecido por vandalismo ante el juez del distrito de Haj Youssef, que les ha ofrecido la libertad bajo una fianza de 20.000 libras sudanesas (unos 3.300 euros).

LAS PROTESTAS

Los disturbios comenzaron el pasado 23 de septiembre, cuando el Gobierno de Omar Hasán al Bashir anunció su decisión de eliminar los subsidios a los combustibles, lo que en la práctica ha hecho que se duplique su precio.

A lo largo de estos días se han celebrado manifestaciones multitudinarias en Jartum y otras ciudades cercanas, con una importante presencia de estudiantes universitarios, en las que se han producido fuertes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes han bloqueado las principales calles con barricadas incendiadas, han saqueado edificios públicos y han atacado a los uniformados, a lo que éstos han respondido con gases lacrimógenos, según la versión oficial, y con balas reales, según activistas.

El ministro de Interior, Ibrahim Mahmud Hamid, ha sugerido la infiltración en las manifestaciones contra el Gobierno del Frente Revolucionario, una alianza de grupos rebeldes de la región de Darfur decididos a derrocar a Al Bashir.

El balance oficial de víctimas es de 34 muertos, 500 heridos y más de 700 detenidos. Sin embargo, el Sindicato de Médicos de Sudán ha señalado la existencia de al menos 210 fallecidos, la mayoría por heridas de bala en la cabeza y el pecho, y los activistas hablan de unos 800 detenidos.

Las autoridades sudanesas también han cerrado las sedes de varios medios de comunicación –las cadenas Al Arabiya y Sky News y el diario ‘Al Intibaha’– por cubrir las manifestaciones antigubernamentales, en un intento por contener una Primavera Árabe tardía.

Al Bashir ha explicado esta semana que la eliminación de los subsidios al combustible «era necesaria para evitar el colapso de la economía por el aumento de la inflación y la inestabilidad en los tipos de cambio», de acuerdo con la agencia de noticias oficial, SUNA.

Al Bashir ha atribuido la crisis económica al «impacto negativo» que ha tenido en Sudán la independencia de Sudán del Sur, proclamada el 9 de julio de 2011, ya que su vecino meridional posee la mayoría de los yacimientos de hidrocarburos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here