La ONU advierte de que Sudán podría convertirse en caldo de cultivo de islamistas radicales por la violencia

0
622

Naciones-UnidasEl Panel de Expertos de Sudán de Naciones Unidas ha advertido de que el las regiones remotas del oeste del país pueden convertirse en un caldo de cultivo de islamistas radicales, gracias al aumento de la violencia en la región de Darfur, cuyas cotas de violencia están llegando a un nivel alarmante.

El panel sostiene que Darfur podría convertirse en un terreno «potencialmente fértil» para la infiltración de radicales islamistas «debido a sus fronteras permeables y la solidaridad transfronteriza entre tribus sudanesas y sus ‘primos’ africanos de descendencia árabe en República Centroafricana, Libia, Malí y Níger».

Darfur se ha visto inmersa en un conflicto desde que varias tribus se alzaron en 2003 contra el Gobierno musulmán en Jartum, al que acusaban de discriminación. Desde ese momento, Naciones Unidas estima que han fallecido hasta 300.000 personas y que muchas más han tenido que abandonar sus casas.

Otra de las conclusiones del último informe anual del panel de expertos de la ONU, publicado el viernes, ha sido que el número de bombardeos aéreos por parte de las fuerzas aéreas sudanesas han disminuido.

Sin embargo, descubre un «patrón de ataques deliberados y/o indiscriminados contra civiles» por parte de grupos armados de la oposición, además de ataques esporádicos de fuerzas rebeldes contra civiles a los que acusan de apoyar al Gobierno.

Como consecuencia de estos ataques, la ONU ha precisado que han sido destruidas un total de 3.324 aldeas en la región de Darfur en los cinco meses investigados por la Autoridad Regional de Darfur, de diciembre de 2014 a abril de 2014.

El informe también llama la atención sobre un significante incremento del número de desplazados en la región, que según la Oficina para la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) durante el año pasado habría alcanzado el medio millón de personas.