La ONU advierte de la posibilidad de un genocidio en la R. Centroafricana

0
347

Adama DiengEl asesor especial de la ONU para la prevención del genocidio, Adama Dieng, alertó  de que, a menos de que la comunidad internacional actúe con urgencia, existe la posibilidad de que en la República Centroafricana se produzca un exterminio masivo de sus habitantes.

«La situación actual en la República Centroafricana, la espiral de violencia en la que está sumida ese país y, especialmente, el hecho de que la gente esté siendo asesinada solo por su religión, me hace temer de que se pueda producir otro genocidio en África«, afirmó Dieng en rueda de prensa.

El asesor recordó que ya alertó del riesgo de genocidio en la República Centroafricana el pasado noviembre y observó que, si bien desde entonces «se han dado pasos, hay que tomar acciones más concretas».

«Desde entonces, se han desplegados soldados franceses y de la Unión Africana, pero, a pesar de la presencia de estos 6.000 soldados, seguimos -dijo- muy preocupados y, por eso, añado mi voz a los que hacen un llamado a toda la comunidad internacional para que actúe pronto».

El Consejo de Seguridad de la ONU estudia la formación de una fuerza de paz compuesta por 12.000 miembros que, de ser aprobada, podría desplegarse a finales del verano boreal.

Dieng destacó la importancia de que los responsables de las atrocidades sean juzgados.

«A menos que los que están llevando a cabo las masacres asuman responsabilidades por sus actos, no creo que esté descartada la posibilidad de que se lleve a cabo un genocidio», insistió.

Hizo hincapié en «la buena noticia» de que se haya creado una comisión internacional, auspiciada por la ONU, para investigar las acusaciones de abusos de los derechos humanos cometidos en los últimos meses.

Asimismo, el asesor se congratuló de que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional «está ya haciendo un examen preliminar de la situación», algo que puede hacer de oficio, recordó, porque la República Centroafricana es parte del Tratado de Roma, por el que se estableció ese tribunal.

«Hay que enviar una señal clara de que aquellos que cometen atrocidades y los que ordenan esas atrocidades tendrán que enfrentarse a la Justicia«, manifestó.

Hace casi un año, Bangui fue tomada por la entonces coalición rebelde Séléka, que asumió el poder en el país tras la huida del derrocado presidente François Bozizé.

Séléka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, se había alzado en armas en el norte del país en diciembre de 2012 acusando a Bozizé de no respetar los acuerdos de paz firmados en 2007.

Estos rebeldes son de confesión musulmana, frente a una población mayoritariamente católica, por lo que el conflicto adquirió tintes sectarios y religiosos ya que enfrenta a la Séléka con las milicias cristianas «Anti-Balaka».

Desde diciembre de 2013, la violencia ha forzado la huida de casi un millón de personas, de las cuales 700.000 son desplazados internos y cerca de 300.000 se refugian en países vecinos, especialmente en Chad yCamerún.