La ONU admite su inacción en abusos sexuales de soldados a menores en la República Centroafricana

0
265

onu-republica-centroafricana-gettyNaciones Unidas no actuó con la “rapidez, atención o sensibilidad requeridas” cuando se dieron a conocer las denuncias de supuestos casos de explotación y abuso sexual sobre menores cometidos por soldados extranjeros de fuerzas de mantenimiento de paz en la República Centroafricana, según se desprende de un informe elaborado por un grupo independiente de expertos y hecho público este jueves.

El panel de expertos, presidido por Marie Deschamps, exjueza de la Corte Suprema de Canadá, fue creado el pasado junio por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para examinar la respuesta de la ONU ante las denuncias de explotación y abuso sexual de niños que soldados extranjeros de las fuerzas de mantenimiento de paz podrían haber perpetrado en la República Centroafricana.

El grupo también lo forman Yasmin Sooka, directora ejecutiva de la Fundación para los Derechos Humanos en Sudáfrica y Hassan Jallow, fiscal del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para Ruanda.

Ban Ki-moon recibió hoy el informe y se comprometió a revisar con urgencia las recomendaciones formuladas por los expertos. El titular de la ONU recalcó que, según el informe, Naciones Unidas “no respondió de manera significativa” cuando recibió la información de “crímenes condenables contra niños vulnerables”. “Expreso mi profundo pesar por que estos niños fueron traicionados por la misma gente que se envió para protegerles”, apuntó.

Ban señaló que, “aunque los soldados que cometieron los abusos no estaban bajo el mando de Naciones Unidas, el informe muestra que Naciones Unidas, que descubrió los abusos, no trató posteriormente el caso con la rapidez, atención o sensibilidad requerida”.

Actuar “sin demora”

El documento indica que tres funcionarios de la ONU abusaron de su autoridad. “Para mantener el principio fundamental de la rendición de cuentas, y a la luz de las acusaciones de abuso sexual por parte de las tropas en la República Centroafricana, pedí previamente a uno de ellos, mi representante especial para la República Centroafricana, que renunciara”, afirmó Ban Ki-moon, en referencia al teniente general Babacar Gaye.

Ban subrayó que revisará “urgentemente” las recomendaciones del panel de expertos y actuará “sin demora” para abordar qué acciones serán necesarias para evitar estos casos, aunque precisó que algunas de ellas necesitarán de la participación y la aprobación de los Estados miembro de la ONU.

El secretario general destacó que la ONU ha puesto en marcha en los últimos años una serie de medidas para prevenir la explotación sexual y el abuso por parte de su personal de mantenimiento de paz, y para reaccionar con firmeza cuando ocurren violaciones de este tipo.

“Sin embargo, está claro que hay que hacer mucho más, sobre todo para alinear mejor nuestros sistemas de mantenimiento de la paz y los derechos humanos”, indicó, antes de agregar que responder a este tipo de situaciones es “particularmente complicado” cuando las tropas no están bajo el mando de la ONU.

“A las víctimas no les importa el color del casco o el uniforme usado por quienes vienen a protegerles. Nuestro deber es mantener la confianza que debe sustentar todas las intervenciones internacionales”, concluyó.