La ONU acusa al Gobierno eritreo de crímenes contra la Humanidad

0
451

onuUna comisión de Investigación de Naciones Unidas ha acusado al Gobierno de Eritrea de haber cometido crímenes contra la Humanidad, con prácticas como ejecuciones extrajudiciales, torturas, trabajos forzados y esclavitud sexual.

En un informe de 484 páginas resultado de un año de indagaciones, los investigadores sostienen que «prácticas como la esclavitud sexual y la tortura están tan generalizadas» en el país que solo pueden concluir que el Gobierno las impulsa.

Además, han asegurado que han pedido información y colaboración con su investigación al Ejecutivo de Eritrea y no han tenido ninguna respuesta. La comisión de investigación ha afirmado que Eritrea esclaviza a personas por medio de un sistema conocido como «servicio nacional», que, en realidad, implica «detenciones arbitrarias, torturas, abusos sexuales, trabajos forzados y la ausencia de permisos.

El sistema del Servicio Nacional debería tener una duración de 18 meses pero los investigadores de Naciones Unidas han hablado con un testigo que les ha asegurado que ha pasado 17 años sometido hasta que logró huir. Varios testigos han indicado a Naciones Unidas que algunas personas han sido ejecutadas en fechas que llegan hasta 2013 por intentar evitar que les incluyeran en los registros de este sistema.

La investigación ha puesto de manifiesto que Eritrea tienen una amplia red de centros de detenciones y que cataloga a todo aquel que intentan salir del país como traidor, a pesar de lo cual muchas personas han logrado irse. En la actualidad, entre el 6 y el 10 por ciento de los eritreos están registrados como refugiados con Naciones Unidas.

El Gobierno de Eritrea mantiene una estricta política de control de fronteras que incluye disparar a las personas que intentan abandonar el país sin autorización. La comisión de Naciones Unidas ha asegurado que todavía en 2014 habían sido abatidas a tiros por las autoridades personas que intentaban huir por la frontera.

Los investigadores de Naciones Unidas han asegurado que el Ejecutivo mantiene una red «persuasiva» de vigilancia para controlar a sus propios ciudadanos, al mismo tiempo que los jueces, que con frecuencia son reclutados por menos de dos dólares al día, no pueden garantizar que se protegen los Derechos Humanos.

El informe también acusa al Ejecutivo eritreo de haber perpetrado asesinatos masivos contra determinados grupos étnicos. El Gobierno no ha respondido por el momento a las acusaciones lanzadas por los investigadores de la organización multinacional.