La memoria es un imperativo para África y el mundo, subraya Mahamat

0
222
El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Mousa Faki Mahamat, llamó a conservar la memoria histórica, en momentos en que parece crecer el rechazo y temor hacia el otro, y el egoísmo nacional.

Estos instantes de la humanidad son cruciales, porque se hace más necesario que nunca mirar al pasado para prevenir que nos adentremos una vez más en una era de actitudes culturales orientadas hacia adentro, sostuvo Mahamat, en declaraciones reseñadas por el sitio oficial de la UA.

El titular subrayó que hace un par de días el organismo regional recordó en un homenaje el 24 aniversario del genocidio contra los tutsis en Ruanda, crimen que vio la masacre de más de un millón de personas.

Fue un imperativo hacia las víctimas, cuya memoria debe permanecer viva y preservarse, para no caer en la trampa de la trivialización de sucesos como aquellos y para sentar bases sólidas en la prevención, en el ‘Nunca Más’ ocurrirán hechos semejantes, declaró el funcionario.

Hoy, las minorías, una vez más, se convierten en blancos fáciles para todo tipo de anatemas y, a veces, víctimas de la violencia masiva, manifestó.

Además, sostuvo que en algunos lugares, la retórica racista y las generalizaciones asociadas a ella ya no son exclusivas de los grupos extremistas al margen de la sociedad.

Somos testigos de un debilitamiento del multilateralismo y las instituciones que emanan de él. En consecuencia, nuestra capacidad de abordar colectivamente los desafíos globales que enfrentamos se ve muy comprometida o, al menos, cuestionada, agregó.

El presidente de la Comisión aseguró que en esta lucha contra las fuerzas del odio, contra la regresión de los valores de la tolerancia y la solidaridad, la Unión Africana debe desempeñar plenamente su papel.

Debemos hacer oír nuestras voces en voz alta y clara al denunciar todo lo que contribuye a la propagación del odio y la intolerancia, añadió.

En ese sentido, opinó que los logros de Ruanda posteriormente al genocidio dan lugar a la esperanza de que ningún abismo, por profundo que sea, puede destruir la voluntad de vivir, los valores que deben sustentar nuestra humanidad común.