La mayoría de los contratos del Gobierno somalí tienen que anularse

0
400

Hassan Sheikh MohamudUn informe realizado por un comité de donantes internacionales advierte de que la mayoría de los principales contratos firmados por el Gobierno de Somalia en los últimos dos años no fueron ofrecidos de manera competitiva y por ello, piden que sean renegociados o anulados.

Somalia ha adjudicado contratos de gestión a empresas extranjeras que van desde las operaciones portuarias y aeroportuarias a los derechos de pesca en aguas del país, pero los donantes han expresado su frustración ante el manejo de los fondos públicos, una situación que llevó a la creación de un comité para analizar las ofertas: el Comité de Control de las Finanzas(FGC).

Según el informe presentado por el FGC «ninguno de los 11 contratos revisados se ofrecieron de forma competitiva y tampoco responden a los términos predefinidos o al alcance de los servicios».

Por ello, ha recomendado al Gobierno de Somalia renegociar los contratos para obtener «una mejora en términos de proponer la cancelación de esos contratos que son de dudoso beneficio para el país» y que ponen en cuestión la fiabilidad del Gobierno del actual presidente somalí, Hassan Sheij Mohamud.

Actualmente, la recuperación de Somalia, tras más de dos décadas de guerra, se basa en la financiación de los donantes occidentales. Su seguridad también depende en gran medida de unos 22.000 efectivos de los cuerpos de paz de otros países africanos para poder hacer frente al grupo yihadista Al Shabaab.

CONTRATOS A RENEGOCIAR O ANULAR

El Gobierno ha dicho que las recomendaciones del FGC son bienvenidas y ha prometido actuar para mejorar. «Está en los intereses del pueblo somalí hacer este tipo de modificaciones», ha subrayado el ministro de Hacienda, Abdullahi Mohamed Noor.

De hecho, uno de los polémicos contratos ya ha sido anulado. Se había adjudicado un contrato al despacho de abogados estadounidense Shulman Rogers para recuperar los bienes del Estado somalí que fueron congelados después de la guerra de 1991.

Además, el comité ha recomendado anular un acuerdo con AMO Shipping Company Ltd, firmado el 29 de julio de 2013, para el suministro de seis lanchas patrulleras por valor de 132 millones de euros. El FGC ha asegurado que es un contrato demasiado caro para un Gobierno con un presupuesto 216 millones de dólares para 2015 (unos 189 millones de euros).

Otro de los contratos bajo sospecha es el que el Gobierno firmó el 25 de julio de 2013 con Fishguard Ltd, una compañía dirigida por exsoldados británicos. Se dio a la empresa la licencia de pesca y la conservación de los recursos pesqueros. El FGC también ha sugerido renegociar los contratos con las empresas turcas que ahora gestionan el puerto y el aeropuerto de Mogadiscio, principales fuentes de ingresos del Gobierno.