Salwa Bugaighis activista y abogada libia es asesinada en Benghazi

0
428

Salwa BugaighisLa influyente activista y abogada libia Salwa Bugaighis, que colaboró para organizar las primeras manifestaciones en la ciudad de Benghazi (este) contra el Gobierno de Muamar Gadafi en 2011, ha sido asesinada este miércoles a tiros en la localidad.

En base a las informaciones publicadas por la agencia británica de noticias Reuters, fuentes de seguridad han indicado que varias personas armadas no identificadas han irrumpido en su casa y le han asesinado a tiros en el interior de la vivienda.

El incidente ha tenido lugar poco después de que al menos cuatro personas murieran en un enfrentamiento entre milicianos islamistas y las fuerzas de seguridad tras un ataque contra un convoy cargado de miembros de la Oficina de Seguridad Conjunta de Benghazi (BJSR, por sus siglas en inglés) que se dirigían a los centros de votación habilitados para protegerlos durante la jornada electoral.

El jefe de la Unidad de Investigación de las Fuerzas Especiales, Fadel al Hassi, ha afirmado que los combates se han extendido al distrito de Hawari, en concreto, a los alrededores de la sede del Directorio de Seguridad de Benghazi.

Al Hassi ha detallado que se han producido disparos y que incluso se han utilizado proyectiles antiaéreos, subrayando que, a pesar de ello, la lucha no ha afectado a los centros de votación, según el diario ‘The Libya Herald’.

El portavoz del Ejército Nacional Libio, Mohamed Hejazi, ha confirmado los choques y ha informado de que las fuerzas irregulares del exgeneral Jalifa Haftar han suspendido su ofensiva sobre las milicias islamistas para facilitar los comicios.

La Comisión Electoral ha apuntado que, a pesar de esta crisis de seguridad, la jornada ha transcurrido con normalidad, aunque las urnas han abierto con retraso en diez centros de votación de Kufra, siete de Derna y uno de Sebah.

En base a los datos oficiales, la participación en las elecciones no ha alcanzado el 50 por ciento, teniendo en cuenta además que únicamente 1,5 millones de personas se registraron, una cifra muy inferior a los 2,8 millones de votantes registrados para las elecciones de 2012, las primeras tras la caída del régimen de Gadafi.

Las autoridades libias confiaban en que la participación fuera alta para dar mayor legitimidad al Parlamento, institución clave en la arena política que actualmente está paralizada debido a la división por etnias, religiones y territorios.