La IGAD envía tropas para proteger recursos y observadores en Sudán del Sur

0
568

YubaLa Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), grupo interestatal del este de África mediador en el conflicto de Sudán del Sur, enviará tropas para proteger las instalaciones petrolíferas y al equipo de observadores que supervisan el cese de hostilidades en el país.

El bloque regional acordó hoy desplegar una pequeña fuerza militar, integrada fundamentalmente por soldados de Etiopía, Kenia y Yibuti, con el mandato de proteger importantes instalaciones en Sudán del Sur, informó el portavoz de la IGAD, Seyoum Mesfin, en rueda de prensa.

«Las instalaciones petrolíferas son el pilar de la economía del país. Las partes podrían estar tentadas de luchar por el control de estos recursos y, si esto está protegido por esta fuerza, contribuirá a estabilizar aún más la situación en Sudán del Sur», aseguró Mesfin.

Los militares también acompañarán al equipo responsable de desarrollar el Mecanismo de Monitorización y Verificación (MVM, en sus siglas inglesas), que investiga en el terreno si han cesado las hostilidades.

El Gobierno de Sudán del Sur y los rebeldes acordaron el pasado enero un alto el fuego en conversaciones de paz que prosiguen en la capital de Etiopía.

Pese a ello, la situación de inseguridad en Sudán del Sur ha impedido hasta ahora al equipo del MVM ejercer su labor.

Los líderes de la IGAD debatirán sobre la propuesta en una reunión que se celebrará antes de que se retomen las negociaciones entre el Gobierno sursudanés y los rebeldes el próximo 20 de marzo, según Mesfin.

A pesar del visto bueno necesario para el despliegue de las tropas, el portavoz aseguró que la misión se desplegará «lo más rápido posible».

«El tamaño de esta fuerza que se desplegará es muy pequeña, comparada con las misiones enviadas por la ONU. La razón es que queremos que sea rentable y asequible sostener esta misión», agregó, sin especificar quién va a financiar el equipo enviado por la IGAD.

También indicó que habrá una fuerza de reserva adicional de despliegue rápido en las bases militares, para el caso de que las tropas de estabilización fueran atacadas desde cualquier flanco.

La lucha comenzó en Sudán del Sur a mediados de diciembre, cuando en la capital se libraron combates entre el Ejército y militares insurgentes.

Las autoridades sursudanesas acusaron de este supuesto intento de golpe de Estado al exvicepresidente Riak Machar, rival político del mandatario, Salva Kiir.

Desde entonces se han sucedido los enfrentamientos, que han causado miles de muertos y han colocado al borde de la guerra civil al joven país, que se independizó en julio de 2011 de Sudán.

El Gobierno y los insurgentes alcanzaron un alto el fuego el pasado 23 de enero en Adis Abeba, pero ambas partes se acusan mutuamente de violar la tregua.