La Gran Guerra y Sudáfrica protagonizan el Festival de Edimburgo

0
1897

Gran GuerraEl Festival Internacional de Edimburgo arranca en una edición protagonizada por el centenario de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y el vigésimo aniversario de la democracia en Sudáfrica.

Hasta el próximo 31 de agosto la capital escocesa es sede de una de las citas obligadas del calendario cultural de Reino Unido, que congrega en esta ocasión a más de 2.400 artistas de 43 países y que, como de costumbre, llena de público las calles de la ciudad.

El festival, con un presupuesto que supera las 10,5 millones de libras (12,5 millones de euros), «reúne culturas de todo el mundo para presentar tres semanas épicas de teatro, danza, música y ópera», resume su director, Jonathan Mills.

La representación española en el festival escocés, que este año celebra su edición 67, llega a través del flamenco de Paco Peña y del músico y director de orquesta Jordi Savall.

La compañía de flamenco de Paco Peña estrenará en Edimburgo, los días 27 y 28 de agosto, su espectáculo «Patria», una obra inspirada en los versos deFederico García Lorca que explora el impacto de la Guerra Civil española (1936-39) en la historia de España.

Mientras, Jordi Savall aterriza en la ciudad escocesa el 12 de agosto con su viola de gamba al frente de tres orquestas: Hexpérion XXI, Le Concert des Nations y La capella Reial de Catalunya.

Bajo la temática de la guerra y la paz en la Europa barroca, Savall quiere ofrecer la música como consuelo en tiempos de paz y también como una forma de evocar la guerra, en una representación que los organizadores califican de «espectacular».

 

El concierto que hoy abre el festival agrupa tres obras de Schoenberg,Scriabin y Debussy en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, interpretadas por el director y compositor Oliver Knussen junto con la Orquesta Real Escocesa, el pianista Kirill Gerstein y la soprano Claire Booth.

Según Mills, en la programación de este año hay un guiño «sutil» al referéndum sobre la independencia de Escocia del 18 de septiembre, apenas tres semanas después de la clausura del festival.

Una de las obras que refleja esta influencia es «The James Plays», donde Rona Munro, a través de la vida de los reyes Jacobo I, II y III, reflexiona sobre Escocia como una nación independiente o como parte integral de otro Estado, Inglaterra.

Otros artistas que se subirán a las tablas del Usher Hall, escenario principal del festival, son el cuarteto de cuerdas estadounidense Kronos Quartet, la cantante alemana Ute Lemper o la mezzosoprano Anne Sofie von Otter.

Además del centenario de la contienda bélica con que comenzó el siglo XX y del 20 aniversario de la democracia sudafricana nacida en abril de 1994, en el Festival de Edimburgo hay influencia de los Juegos de la Commonwealth que se celebraron en Glasgow entre el 23 de julio y el 3 de agosto.

Por esta razón, en la edición de 2014 se empapa también de ritmos y espectáculos de artistas procedentes de Canadá, Australia y Sudáfrica.

En la clausura del Festival Internacional de Edimburgo el próximo 31 de agosto se celebrará el tradicional Concierto de Fuegos Artificiales, en el que se lanzarán al cielo más de 400.000 piezas de pirotecnia junto a la música deTchaikovski interpretada por la Orquesta de Cámara Escocesa.

El Festival Internacional de Edimburgo nació en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de convertirse en «una plataforma para el florecimiento» del espíritu humano.

Paralelamente, en Edimburgo durante el mes de agosto se celebran otros eventos culturales, en especial el festival alternativo «The Fringe», que cada año va creciendo en interés y éxito de público.

Ante las manifestaciones propalestinas en Edimburgo, el «Fringe» tuvo que cancelar dos de sus espectáculos en la ultima semana de compañías de danza israelíes, financiadas por el Gobierno de Tel Aviv.